Evento histórico, en la Fiesta de San Francisco

El 4 de octubre de 2016, nuestro Ministro general, Fr. Michael A. Perry, presidió la Eucaristía en la Basílica de San Francisco. En su homilía, Fr. Michael, además de recitar el Cántico de las criaturas, dijo, entre otras cosas: «¡No hemos venido aquí para celebrar la muerte, sino más bien, hemos venido aquí para celebrar la vida!».

Por su parte, el Ministro general de los OFMConv., Fr. Marco Tasca, presidió la solemne Eucaristía, dentro de la Basílica de Santa María de los Ángeles, en la Porciúncula.
Fr. Marco, comenzó su homilía, señalando que desde Asís, hace aproximadamente ocho siglos, este pequeño hombre marcó profundamente la historia tanto civil como religiosa. Continuó, diciendo que las Fuentes nos presentan un Francisco muy semejante a todos nosotros, con cualidades y defectos, con fortalezas y debilidades. Fr. Marco continuó su narración diciendo que al joven Francisco, en un cierto momento de su vida, le sucedió una cosa extraordinaria: se dio cuenta de que «la mano del Señor se posó sobre él» y, por lo tanto, lo primero que debemos hacer en la vida es aceptarla, y con ella, aceptar los dones que el Señor en bondad y de forma gratuita nos sigue concediendo. Concluyó diciendo que no necesitamos hacer cosas para Dios, sino que lo más importante es aceptar a este Dios que me ama y quiere erigir Su historia conmigo. De esta manera Francisco aprendió a aceptarlo todo y a todos. Esto también es posible para nosotros.

La homilía completa de Fr. Michael (en italiano)