Ayuda a Ucrania à traves de nuestros Frailes

«Pude escuchar al Ministro provincial de Ucrania, Fray Daniel Botvina, quien me informó que los frailes se encuentran bien, particularmente en el convento de Konotop, ciudad ya ocupada por los rusos, y que han permanecido allí con la gente para no abandonarla, y que están a salvo». Es fácil imaginar el estado de ánimo con el que Fray Massimo Fusarelli, Ministro General OFM, recibió la noticia del estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, su carta, inspirada en los principios de paz y esperanza, no puede dejar de expresar palabras que invocan dolor y angustia. (Lee aquí el mensaje del Ministro General)

Esas mismas palabras nos permiten evocar la consternación con la cual nuestros hermanos viven y trabajan en este reciente y dramático escenario de guerra. Las palabras de Fray Romuald, párroco del convento de Konotop, detallan un escenario que nadie creía fuera posible hasta hace unos días. Las calles de la vida cotidiana se convirtieron en campo de batalla, los vehículos civiles y militares incendiados y las numerosas víctimas quedaron dispersas por la ciudad. Luego la desesperación, asentada en los corazones de la población al darse cuenta de que la ciudad ya no estaba bajo el control del ejército ucraniano.

La parroquia abrió inmediatamente sus puertas a todos. Los frailes han respondido a las necesidades básicas de los ciudadanos: un lugar donde pasar la noche o recibir una comida, así también la necesidad de una palabra de consuelo. La mayoría son ancianos, mujeres y niños que de repente han encontrado la guerra en la puerta de su casa. A pesar de sus esfuerzos, a nuestros hermanos les resulta cada vez más difícil suministrar alimentos, medicinas y lo estrictamente necesario para los que han abandonado sus hogares. El número de personas a las que se asiste aumenta y los hermanos necesitan ayuda.

La Curia General OFM, a través de la Fundación OFM Fraternitas, tomó medidas inmediatas para brindar todo el apoyo posible a los hermanos que enfrentan personalmente el drama de la guerra.

Su presencia es el consuelo de una vela encendida en la oscuridad, opuesta a esos sentimientos de odio y desesperación que no pueden apoderarse de ellos.

Te pido que hagas una donación para apoyar a nuestros hermanos y hermanas que sufren en Ucrania. En la carta del Ministro Provincial de Ucrania, Fray Daniel Botvina, pueden encontrar una prueba más de la urgencia con la que lanzamos este llamado. Gracias.

Recuerde indicar Emergencia Ucrania en el formulario de donación.

Ahora más que nunca, nuestro carisma franciscano de llevar la paz y el bien se muestra allí donde hay inseguridad, oscuridad, guerra.

Los niños que vienen a nuestros centros de acogida juegan, ven dibujos animados y hasta se olvidan de que hay una guerra afuera, y algunos adultos quizá por primera vez en su vida toman el rosario, rezan de rodillas, aprenden a cantar canciones religiosas y experimentan la verdadera paz que no se consigue con tanques ni otras armas, porque tenemos y creemos exactamente en la paz que dejó Jesucristo, Juan 14,27 “Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!”

Fray Romualdo OFM

Recuerde indicar Emergencia Ucrania en el formulario de donación.