BEATIFICACIÓN DEL VENERABLE MAMERTO ESQUIÚ.

BEATIFICACIÓN

DEL VENERABLE MAMERTO ESQUIÚ,

Obispo de Córdoba, Argentina, de la Orden de Hermanos Menores

Sábado 4 de septiembre del 2021, Catamarca- Argentina

 

El Venerable siervo de Dios Mamerto Esquiú nació el 11 mayo de 1826 en San José de Piedra Blanca (Argentina). En 1841 ingresó al noviciado de los Frailes Menores de la Provincia de la Asunción y emitió su profesión religiosa el 14 de julio de 1842. Fue ordenado sacerdote el 18 de octubre de 1848. Desde ese día se dedicó a la docencia, la dirección de las almas y la predicación. Fue muy apreciado en este último ministerio, no sólo por los católicos, sino también entre los círculos liberales, de hecho, dos de sus importantes discursos sobre el tema de la paz y la fraternidad, pronunciados en 1852, fueron impresos y difundidos por iniciativa del Gobierno Federal. En espíritu de servicio al bien común, fray Mamerto aceptó también desempeñar un papel político activo, como diputado y miembro del Consejo de Gobierno de Catamarca. Deseoso de volver a la vida franciscana regular, en 1862 se trasladó a Bolivia como misionero apostólico, donde fue profesor de teología en el seminario de Sucre. En 1870 el Senado argentino lo propone como candidato para asumir la sede episcopal de Buenos Aires. Considerándose indigno, el Venerable Siervo de Dios prefirió alejarse de su patria peregrinando en Tierra Santa, Asís y Roma. Aquí recibió del Ministro General de la Orden, Padre Bernardino da Portogruaro, el encargo de promover la vida en común entre los Hermanos Menores de Argentina. En 1879 el Senado de nuevo propone su candidatura como Obispo de Córdoba. Por lo tanto, en obediencia al Papa, fray Mamerto aceptó y fue consagrado obispo el 12 de diciembre de 1880. En el ministerio se distinguió por su doctrina y liderazgo, propuso la santidad como centro de la vida cristiana y sacerdotal. Se esforzó al máximo para ayudar espiritual y materialmente a los pobres, la formación de seminaristas, la fundación de cofradías y asociaciones de fieles, la predicación de ejercicios espirituales y las misiones al pueblo. Murió el 10 de enero de 1883 en Posta del Suncho (Argentina).

La carta del Ministro general