Canonización del Beato Vincenzo Romano

El 14 de octubre de 2018, en el marco de la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco inscribió en el catálogo de los santos al beato Vincenzo Romano, sacerdote diocesano, párroco de Santa Croce en Torre Greco (Nápoles). Su Causa de Canonización fue confiada al Postulador general de nuestra Orden, Rev. Luca M. De Rosa, OFM, en 1998. Después de estudiar minuciosamente una curación milagrosa que tuvo lugar en la Arquidiócesis de Nápoles en 1989 y que se le atribuyó a la intercesión del beato, el curso de la Causa ha concluido felizmente.

 

 

El nuevo santo nació en Torre del Greco (Nápoles) en 1751 y pasó toda su vida en ese lugar, santificándose en el ministerio sacerdotal. Fue un sabio educador de grupos de jóvenes, varios de los cuales emprendieron el camino al sacerdocio; ministro celoso del culto litúrgico y de la celebración de los sacramentos; ferviente anunciador de la Palabra de Dios. Cuidó a los pobres y enfermos y se interesó activamente en la realidad social de su época, en particular los pescadores de coral y sus familias, que se ganaban la vida en el mar. Tras la ruinosa erupción del Vesubio que destruyó la iglesia parroquial y gran parte de la ciudad (1794), Don Vincenzo Romano se convirtió en el alma del renacimiento material y espiritual de Torre del Greco. Reconstruida aún más hermosa, la iglesia de Santa Croce, rica en méritos y rodeada por una vasta reputación de santidad, se durmió en el Señor el 20 de diciembre de 1831. Fue beatificado por el Papa Pablo VI el 17 de noviembre de 1963.