¡No temáis, las tinieblas no vencieron la luz! | Carta del ministro general para la Santa Pascua 2020

¡No temáis, las tinieblas no vencieron la luz!

[Cf. Mt 28,5; Jn 1,5]

 

Carta del ministro general de la Orden de Frailes Menores para la Santa Pascua 2020

Queridos hermanos y hermanas,

¡que Cristo, el que Vive, os conceda su Paz!

La celebración de la Pascua en este año tendrá como escenario un mundo traumatizado por la difusión del nuevo Coronavirus. Cientos de miles de personas están infectadas; decenas de miles han muerto; muchos más serán víctimas antes que se pueda desarrollar una vacuna eficaz. No podemos ni siquiera hablar del impacto de este virus en la vida económica local, regional y global. El desempleo está aumentando rápidamente, las familias están obligadas a decidir sobre los alimentos que pueden consumir y aquellos a los que hay que renunciar. Y, por si fuera poco, el virus se está extendiendo en países de África y Asia en donde la mayor parte de las estructuras sanitarias no están suficientemente equipadas para recibir aquellos que caigan gravemente enfermos.

En este camino, Cristo Resucitado se acerca a cada uno de nosotros, iluminándonos con su Palabra y reavivando en nuestros corazones el fuego del primer amor: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?” (Lc 24,32). Este texto sobre la resurrección sirve como una poderosa llamada al amor, a la misericordia y a la cercanía de nuestro Dios en todos los momentos de la vida, sobre todo en los momentos en que la misma vida humana está amenazada. Es ahí que el Señor Jesús hace por nosotros aquello que hizo por sus dos discípulos que iban hacia Emaús con el corazón destrozado, la mente confundida y sin esperanzas. Aquello que habían presenciado en Jerusalén era demasiado apabullante para aceptarlo.

Sin ser reconocido, Jesús se les acerca en su camino, preguntándoles sobre lo que les preocupaba. “¿De qué discutís entre vosotros mientras vais andando?” (Lc 24,17). Esta pregunta es más que una simple petición de información sobre la actualidad. Jesús abre una vía de escucha, permitiendo así a los dos discípulos de identificar aquello que les preocupaba verdaderamente: las tinieblas y la desesperación que los horribles acontecimientos de la crucifixión habían traído a su vida. “¿Eres tú el único residente en Jerusalén que no sabe las cosas que estos días han pasado en ella?” (v.18) Mas allá de lo que se puede decir desde el punto de vista bíblico y exegético, la pregunta hecha por estos dos hombres toca el sentido más profundo de la solidaridad humana. El no saber puede ser interpretado, en algunas ocasiones, como un no querer saber. El Papa Francisco lo llama cultura de la indiferencia. Cuando se conoce la verdad sobre algo, se está obligado a actuar de una manera muy diferente, a comprometerse a hacer lo que es necesario y justo para responder a las necesidades emergentes y llevar una vida coherente. Está es la esencia de la conversión: nos llama a despertarnos y a poner en orden nuestras vidas. Requiere que vinculemos nuestra vida con la historia de Dios y una parte importante de esta historia es su permanente iniciativa para atraernos hacia él, para salvarnos, para guiarnos por el camino de la vida en abundancia.

Tal vez animados por este particular compañero de viaje, aquellos dos hombres continuaron a explicar todo lo que había sucedido en Jerusalén. Narraron de qué manera Jesús de Nazaret los habría sacado de su mediocridad, de su falta de claridad acerca de quién es Dios y lo qué pretende al decir para quienes lo buscan con corazón abierto y humilde, fuera de la dependencia esclavista en la cual vivían ocasionada por la ocupación romana (extranjera) y la colaboración de aquellos que se preocupaban únicamente de sus propios intereses personales. “Cómo nuestros sumos sacerdotes y magistrados le condenaron a muerte y le crucificaron” (Lc 24,20).

Aun en los momentos más oscuros de la desesperación humana, cuando parecía que no había más motivos de esperanza, los hombres que se dirigían hacia Emaús reconocieron un rayo de luz, un motivo para no ceder, para no dejar que su desesperación los consuma y destruya el sueño prometido por el “profeta poderoso en obras y palabras delante de Dios y de todo el pueblo” (Lc 24,19). Sin embargo, los hombres no se podían detenerse aquí. Deseaban trasmitir algo más a su misterioso compañero de camino: “El caso es que algunas mujeres de las nuestras nos han sobresaltado, porque fueron de madrugada al sepulcro y, al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que hasta habían visto una aparición de ángeles, que decían que estaba vivo” (Lc 24,22-23). ¡Qué estaba vivo! Es difícil apagar la esperanza y el amor humanos, incluso ante circunstancias abrumadoras. También en la desesperación, los discípulos mantenían abierta la posibilidad de que Dios pudiese crear algo nuevo, de que Dios no los hubiese abandonado.

En la celebración de la Vigilia Pascual, hay otro texto estrechamente ligado a este sentido de fidelidad y de esperanza, que Dios lleva a la humanidad en la persona de su amado Hijo Jesús. El evangelio de Mateo incluye la figura de María Magdalena y de otra mujer llamada María, las cuales van al sepulcro para llorar la muerte de quien creían fuese el mesías prometido. La tierra tembló, la piedra que cubría el ingreso de la tumba fue removida, aparece un ángel y habló a las mujeres: “no temáis… no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho” (Cf. Mt 28,5-6). A partir del texto puede deducirse claramente que las palabras del ángel causan en su corazón sentimientos de alegría y confusión. Aun así, ellas partieron a “toda prisa”, corriendo hacia Jerusalén para transmitir el mensaje que habían recibido a una comunidad oculta y temerosa. Igualmente, como les sucedió a los discípulos de Emaús, Jesús mismo encuentra a las mujeres, las saluda, les permite acercarse y besar sus pies. Jesús les dice: “No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán” (28,10).

Son tantas las situaciones que constantemente revelan nuestros temores, porque nos ponen delante de circunstancias desconocidas e inciertas. Retomando el tema inicial, la epidemia del coronavirus nos ha suscitado temor, angustia y un sentimiento de absoluta impotencia. Las imágenes de enfermos que mueren solos, porque no puede tener ningún contacto físico con sus familiares, nos han consternado. Los textos bíblicos de la resurrección que estamos siguiendo en esta Pascua nos invitan a enfrentarnos con la cruda realidad que amenaza la vida humana: la vida de Jesús tomada en un acto vicioso de violencia; la vida de la humanidad que ahora se encuentra frente a un virus capaz de matar y hacer daño a millones de personas en este pequeño planeta. Sabemos que el virus no es la única amenaza que la humanidad está enfrentando, por el momento es la más urgente. Razón por la cual necesitamos escuchar de nuevo el mensaje del ángel y el de Jesús que vienen a darnos consuelo en este momento tan difícil para la vida de toda la comunidad humana.

¡No temáis! Sí, en verdad Cristo “hace un mundo nuevo” (Ap 21,5) y por eso quiere renovar nuestras vidas y la manera en que afrontamos cualquier tipo de amenaza. El, según San Buenaventura, “después de derrotar al autor de la muerte, nos enseña los caminos de la vida” (L’albero della vita 34) y nos motiva a salir del sepulcro de nuestros temores, de nuestros prejuicios, de nuestra mediocridad, de esas realidades que nos impiden vivir en plenitud nuestra vocación, es decir, de resucitados, de hombres y mujeres nuevos. Me vienen a la mente las palabras con las cuales el Papa Francisco nos exhortaba en el último Capítulo General a “recuperar la confianza mutua para que el mundo vea y crea, reconociendo que el amor de Cristo cura las heridas y nos reúne en un solo cuerpo”. Una llamada a reforzar nuestra confianza en la fuerza que brota de la Pascua.

El encuentro con Cristo Resucitado nos libera de los temores que nos hacen quedarnos inmóviles, nos mueve a salir de nosotros mismos, de nuestras seguridades y comodidades, de la lógica del “siempre se ha hecho así”, para retomar la vía del Evangelio, que siempre es nueva, porque tiene “Palabras de vida eterna” (Jn 6,68). El encuentro con el Resucitado se convierte en misión y anuncio que renueva la vida, porque “para quienes se han encontrado con Él, viven en su amistad y se identifican con su mensaje, es inevitable hablar de Él y acercar a los demás a su propuesta de vida nueva: «¡Ay de mí si no evangelizo!»” (Querida Amazonia 62).

Entonces, ¿Qué es lo que deberíamos anunciar? No debemos cansarnos nunca de proclamar con nuestra boca y testimoniar con nuestra vida que Jesucristo ¡Está vivo! y que con su resurrección venció la muerte; debemos anunciar que la muerte, el odio y el miedo no tienen la última palabra, es la vida del Resucitado la palabra definitiva sobre la historia de la humanidad y sobre nuestra propia historia; debemos gritar que “las tinieblas no vencieron la luz” (Cf Jn 1,5), esa luz de Pascua que resplandece cada noche e irradia al inicio del día que no conoce ocaso. ¡Dios nunca abandonará a aquellos que ha creado y destinado a la vida, al amor y a la esperanza! El mundo, la Iglesia y nuestra fraternidad necesitan escuchar este mensaje: nosotros somos portadores de esta buena nueva, ofrezcamos a todos, con generosidad la buena noticia que brota de la Pascua.

¡Feliz y santa Pascua a todos!

 

Roma, 5 de abril de 2020
Domingo de Ramos

Fr. Michael Anthony Perry, OFM
Ministro general y siervo

 

Download PDF:

[Deutsch] Fürchtet euch nicht; die Finsternis hat das Licht nicht erfasst!
[English] Do not be afraid; darkness has not conquered the light!
[Español] ¡No temáis, las tinieblas no vencieron la luz!
[Français] N’ayez pas peur, les ténèbres n’ont pas vaincu la lumière!
[Hrvatski] Ne bojte se, tmina nije pobijedila svjetlo!
[Italiano] Non abbiate paura, le tenebre non hanno vinto la luce!
[Polski]Nie bójcie się, ciemność nie ogarnęła światłości!
[Português] Não tenhais medo, as trevas não venceram a luz!

 

Obra de arte: Luca Giordano, Resurrección. Olio sobre tela, 114 x 116 cm. Residenzgalerie Salzburg, Inv.-Nr. 285. Foto: Fotostudio Ulrich Ghezzi, Oberalm. © 2020 RGS/Ghezzi.