4 hermanos de la casa franciscana arrasada profesan los votos

“Esto es literalmente lo que significa vivir sin nada propio”.

Este sentimiento expresado por el postulante Jaymar Escoltor, después de que un incendio arrasó recientemente el Postulantado franciscano, probablemente se encontraba en la mente de los cuatro frailes franciscanos jóvenes que profesaron solemnemente el 30 de mayo de 2017 en Cebu City, Filipinas, prometiendo vivir el Evangelio siguiendo el ejemplo de san Francisco de Asís a través de los votos evangélicos de pobreza, obediencia y castidad.

Fr. Arturo C. Daquilanea, OFM, Custodio de la Custodia de San Antonio de Padua en el Sur de Filipinas, acompañado de Fr. Reycel R. Centino, OFM, quien dio una inspirada y apasionada homilía, recibió la profesión solemne de los hermanos.

La profesión solemne es el momento en el que los “professandi” prometen vivir esos votos para toda la vida. “Professandi” es el término que se utiliza para aquellos que hacen su profesión.
Antes de la profesión que se celebró en la Parroquia de San Vicente, en Urgello, la casa en la que vivieron durante meses fue totalmente consumida por el fuego. Esto ocurrió en la madrugada del 17 de mayo, dos días después de su retiro que duró un mes.

Los vecinos y los bomberos ayudaron a extinguir el fuego, pero no pudieron salvar casi nada ya que la casa era de madera. Nadie resultó herido en el incidente. Fue providencial que los frailes se habían ido a Badian por dos días.

“Vivir sin nada propio” es el legado de san Francisco de Asís a sus hermanos para vivir plenamente el espíritu del Evangelio de Jesucristo y abandonarse plenamente y alegremente a Dios, que es el “summum bonum” (el sumo bien).

 

Carl Jaime Bordeos / CBCPNews