Nuevos venerables Agostino Ernesto Castrillo y Humilde Patlán Sánchez

Promulgación de decretos de la Congregación para las Causas de los Santos

El 16 de junio de 2017, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a S.E  el cardenal Angelo Amato, S.D.B., prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante la audiencia, el Santo Padre  autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar los decretos siguientes:

– las virtudes heroicas del Siervo de Dios Agostino Ernesto Castrillo, obispo de San Marco Argentano-Bisignano, de  la Orden de los Frailes  Menores; nacido el 18 de febrero de 1904 y fallecido el 16 de octubre de 1955.

– las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Humilde Patlán Sánchez (en el siglo María), religiosa profesa de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción; nacida el 17 de marzo de 1895 y fallecida el 17 de junio de 1970.

 

Venerable Agustín Ernesto Castrillo, OFM; Obispo

Nació en Pietravairano (CE) en 1904, fue religioso en la Provincia de los Frailes Menores de San Miguel Arcángel de Puglia y Molise. Supo armonizar en su persona la vida interior, la profesión religiosa y la acción pastoral. Por casi una década, a partir de 1936, fue párroco en la parroquia de Jesús y María en Foggia. Fungió como un verdadero maestro de la fe, fue vecino a cada forma de pobreza y de sufrimiento del pueblo, sobre todo en la dolorosa circunstancia de la guerra (1943). Se distinguió por el carisma de gobierno, tanto como Ministro de su Provincia minorítica Salernitana – Lucana a partir de 1948. Por su prudencia y sabiduría en 1953 Pío XII lo nombró Obispo de San Marco Argentano y Bisignano. Se dedicó de inmediato a la visita pastoral de la Diócesis obrando con caridad y firmeza. Desapropiado de los bienes, mantuvo un estilo de vida simple y pobre, con un tinte de franciscana humildad y simplicidad que siempre lo había distinguido. Perfeccionó su testimonio de “buen pastor” acogiendo la dolorosa enfermedad que prematuramente lo condujo a la muerte el 16 de octubre de 1955. La Causa de canonización fue iniciada en 1985.

 

Venerable Humilde Patlán Sánchez

La Sierva de Dios honró con la vida y con las obras el nombre recibido en la profesión religiosa. Nació en el rancho de la Concepción (Guanajuato) en México en 1895. En 1912, entró en la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, fundada en 1874 en la ciudad de México por el Padre José del Refugio Morales, OFM. En 1922, con tan solo 27 años de edad, fue electa superiora general del Instituto. Este encargo lo ejercitó seguidamente durante 24 años, mostrando gran amor y exquisita cariad hacia sus hermanas para las cuales fue madre, guía y ejemplo viviente de la regla. Poseyó el don del consejo, de la prudencia y del discernimiento que le permitieron guiar su familia religiosa en un actuar pleno del carisma. Fue heroica en el perdonar a aquellos que la hirieron con graves calumnias. Murió en Veracruz (México) el 17 de junio de 1970. La Causa para su canonización fue iniciada en 1999.