CNEWA Ayuda a Difundir el Mensaje franciscano sobre Siria

Esta historia apareció en el blog de la Asociación Católica para el Bienestar del Medio Oriente, el 21 de octubre de 2016.

La Asociación Católica para el Bienestar del Medio Oriente (CNEWA) colabora con muchos grupos en el Medio Oriente. Los hombres y las mujeres de la Familia Franciscana se encuentran entre nuestros socios (partners). Los Franciscanos han estado en el Medio Oriente desde el siglo XIII, desde los tiempos de San Francisco. La Custodia de Tierra Santa ha sido el organismo a través del cual los Franciscanos han trabajado como custodios de los Santos Lugares durante ocho siglos. No obstante, los Franciscanos en el Medio Oriente, tanto hombres como mujeres, están comprometidos con mucho más actividades que el solo mantenimiento de los santuarios, pues tienen parroquias, escuelas, hospitales, etc., en casi todos los países de la región.

Recientemente, la ciudad de Alepo, en Siria, ha sido noticia. Alepo Oriental ha sido el objetivo de los bombardeos casi constante que han destruido casas, hospitales y vidas de las personas. La fotografía del niño de 5 años llamado Omran Daqneesh, sentado, ensangrentado y en estado de shock en la ambulancia, se ha grabado con fuego en la conciencia del mundo. Hombres y mujeres franciscanos trabajan allí y el obispo Georges Abou Khazen, franciscano, es el Vicario Apostólico de rito latino de la ciudad.

El Rev. Michael Perry, OFM, Ministro general (Franciscano) de la Orden de los Hermanos Menores, ha publicado recientemente un “Mensaje sobre Siria. “En base a las declaraciones del Papa Francisco y de la profunda tradición de la paz de los Franciscanos, el padre Michael ha llamado a todas las partes a “silenciar las armas, a poner fin al odio y a todas las formas de violencia, para que todos puedan encontrar y seguir el camino de la paz, la reconciliación y el perdón”.

El padre Michael también pide que Alepo sea designada una zona segura. Comprendiendo las dificultades que implica un tal movimiento, ha hecho una llamada para que en los operativos se utilicen “las lecciones y soluciones adquiridas en conflictos anteriores”. Es importante destacar que, el padre Michael no prevé zonas seguras confesionales, pero sí zonas que «le permitan a toda la población… recibir la ayuda humanitaria esencial, sin discriminación, para encontrar seguridad y protección, y para recuperar un poco de confianza y esperanza en medio de una rápida solución, que solo estaría motivada por la paz. Solamente podemos esperar que el Mensaje sobre Siria “sea ampliamente leído y tomada en serio por los líderes del mundo”.