Como Jesucristo, obligados a huir | 106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

Es necesario conocer a cada persona,
que sufre el destierro – ¡cuánto dolor!

Comprender sus luchas,
sus caminos…
¿son números? ¡No! Son personas, tienen valor.

Todavía es necesario acercarse,
de dramas tan alejados del camino.

¡Servir se vuelve necesario!  ¡Romper los miedos!
Te vuelves cuidado, cariño.

En el inquietante silencio, aquí está la gracia:

el grito de los pequeños, escuchar.
Reconciliarse.
La causa de los pobres, abrazar.

Crecer, ¡solo tiene sentido si vamos juntos!
¡Nadie más está destinado a menguar!

¡La tierra y sus recursos son para todos!
Requiere que aprendamos a convidar.
La maldad del dueño de este mundo,
¡Nuestra riqueza íntima nunca matará!

Lo que necesitamos es que todos se involucren
para promover más vida y dignidad.

La promoción del reino es un compromiso,
que todos puedan colaborar,

para construir un mundo más libre,
donde todos puedan habitar.

-Fr. Zilmar Augusto Moreira de Oliveira, OFM

 

Recursos: