Comunicado a toda la Orden sobre el proceso de revisión contable de la Curia General

 

Queridos hermanos,

¡el Señor les dé la paz!

Todos sabemos y a menudo repetimos que el carisma franciscano consiste en ser hermanos y menores. Si, por una parte, debemos señalar que la encarnación de dicho carisma es tan variada como lo es el número de individuos que profesan la Regla y vida franciscana, por la otra, debemos aceptar que para ser hermanos  y menores es esencial profesar y aún más importante vivir el voto de pobreza. Pero también respecto a  la pobreza se constata que hay una variedad de maneras de encarnarla en las Provincias y en las Custodias y en la vida de cada hermano tan amplia como el número de hermanos que la viven. Y no sorprende el hecho de que en la historia de la Orden la pobreza haya sido frecuentemente motivo de discusión y principal causa de tensiones y de divisiones.

Enseguida de la Carta de diciembre de 2014, aquí en la Curia generalicia comenzamos con seriedad a usar términos específicos como transparencia, responsabilidad y honestidad en asuntos financieros, en relación a nuestra vida de pobreza. Además, a partir de las palabras, de las teorías y de las reflexiones teológicas hemos tratado de llegar a realizar acciones concretas para dar testimonio de la vida que profesamos y en respuesta a los desafíos del mundo secular en que vivimos.

Por tanto, les informamos brevemente cuánto de manera más detallada se ha compartido con los Ministros provinciales y Custodios,  o sea, que en los últimos meses, por encargo del Definitorio general, la empresa PricewaterhouseCoopers SpA ha llevado a cabo una revisión global de las actividades económico-financieras de la Curia generalicia y de las Casas dependientes del Ministro general, cuya contabilidad es gestionada de manera centralizada  por el Economato general. Dicha revisión se concentró en las estructuras y los procedimientos de contabilidad, los métodos de trabajo y el sistema de control interno. Los resultados de esta revisión fueron presentados al Definitorio general y también fueron analizados por los miembros de la Comisión Internacional de Re Œconomica (CIRE).

El proceso de auditoría no encontró ningún problema o inexactitud consistente en los informes  económico-financieros; las sugerencias propuestas fueron las de desarrollar cada vez más una cultura de control, de crear directrices de operatividad claras y precisas, centralizar las gestiones bancarias y la administración en efectivo, revisar el software de contabilidad y aumentar la seguridad informática.

La colaboración con PricewaterhouseCoopers SpA continuará para desarrollar cada vez más una cultura de transparencia, responsabilidad y honestidad en la administración económica-financiera de la Curia general.

Pedimos su colaboración para que juntos podamos comprometernos en vivir los valores que profesamos como hermanos y menores, en especial en la gestión de los recursos económicos que el pueblo de Dios nos ofrece con generosidad. Si sabemos cumplir nuestra parte, seguramente el Señor nos bendecirá abundantemente.

 

Fraternalmente,

 

Fr. Michael A. Perry, OFM
Ministro general y Siervo

 

 

Fr. John Puodziunas, OFM
Ecónomo general

 

Fr. Giovanni Rinaldi, OFM
Segretario general

 

 

Roma, 17 de diciembre de 2017

 

 

Prot. 107916