Del Ministro general: Una Actualización del Progreso Hacia la Recuperación

Queridos hermanos de la Orden,

¡Que el Señor les dé su paz!

Es mi intención informarles sobre el progreso logrado en mi largo camino hacia la recuperación. Pero primero, deseo expresar mi sincero agradecimiento por sus oraciones, correos electrónicos, tarjetas y por las otras muchas formas en que me han demostrado su cuidado y apoyo después de mi muy grave accidente de bicicleta. Su apoyo realmente me ha proporcionado mucho valor y fuerza. Seguiré contando con su apoyo y oraciones durante los próximos meses.

Continúo la fisioterapia tres veces a la semana durante tres horas al día. Hasta este momento, no puedo poner ningún peso sobre mi pierna izquierda hasta que sane elacetábulo, una parte de la pelvis que sirve para mantener la rótula del fémur en su lugar. Fue esta parte de la pelvis la que se rompió en treinta y un pedazos. En el mejor de los casos, si este hueso se sana adecuadamente, debería poder volver progresivamente a una vida normal, pero tendré que reducir algunas actividades durante los próximos 8-10 meses. Si el hueso no cicatriza correctamente, existe una gran probabilidad de que en un futuro cercano necesite una cirugía adicional para reemplazar la cadera. Me reuniré con el cirujano ortopédico nuevamente el 15 de octubre y espero tener una mejor idea de cómo se está curando el hueso.

No tengo ninguna otra información para proporcionar en este momento. Simplemente deseo expresar nuevamente mi gratitud a cada uno de ustedes, a los Hermanos de la Fraternidad de San Pedro en Chicago y a mi Provincia del Sagrado Corazón de Jesús por el apoyo que me ha proporcionado en este viaje. Gracias también a mis hermanos Conventuales, Capuchinos y de la Tercera Orden Regular, a las Clarisas Pobres, a las Concepcionistas, a los Hermanos y Hermanas Franciscanos Seglares, y a otros muchos que me están apoyando con sus oraciones. Que Dios bendiga a todos y cada uno de ustedes. Un saludo especial también a mis Hermanos de la Fraternidad de Santa Maria Mediatrice (la Fraternidad de la Curia) de Roma.

Que Dios nos permita a cada uno de nosotros continuar nuestro llamado a seguir el Evangelio con gratitud y alegría en cada momento de nuestras vidas.

 

Chicago, 16 de septiembre de 2019

 

Fraternalmente suyo,

Fr. Michael A. Perry, OFM
Ministro general y Siervo

 

Prot. MG 141/19