El sueño y el camino franciscano @COP26 (Glasgow)

«Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos.» (LS. 14) “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. (LS. 13) – Papa Francisco

La pandemia COVID-19 ha causado estragos en millones de personas en todo el mundo, provocando un trastorno económico generalizado. Los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas para salvaguardar vidas y medios de subsistencia. Por otro lado, el cambio climático ha continuado, y ahora supone una amenaza para la vida en la Tierra. Durante décadas, las comunidades religiosas se han implicado en esta línea de trabajo, y la Encíclica Laudato Si’ tuvo un impacto espiritual significativo. Durante muchos años, la Oficina General de JPIC ha trabajado para fomentar la conversión ecológica en la orden y en la familia franciscana, participando activamente en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) junto con las comunidades afectadas por el cambio climático y la sociedad civil.

Como respuesta continua a esta crisis climática, la JPIC-OFM representada por el Hno. Angelito Cortez, OFM, acompañado posteriormente por el Hno. Billy Hoyne, OFM, y el Hno. Gabriel Kinahan, OFM; Franciscan International representada por el Sr. Budi Tjahjono y el Sr. Thomas Kleinveld; y los Franciscanos Anglicanos representados por el Hno. Clark Berge, SSF; colaboraron para organizar una delegación para la COP26 en Glasgow, Escocia. Los franciscanos locales les apoyaron en Glasgow y en las ciudades vecinas, como los frailes de la Comunidad Beato Juan Duns Escoto, encabezados por Fr. George Smulski, OFM (guardián). El contingente tiene como objetivo aumentar la conciencia sobre la justicia climática y las acciones concretas; ofrecer una oportunidad para la formación sobre la crisis climática con los franciscanos locales y toda la familia franciscana a través de un seminario web híbrido; expresar la solidaridad a través del movimiento por la justicia climática junto con otros grupos basados en la fe y las organizaciones de la sociedad civil; promover y celebrar el espíritu y las enseñanzas de la encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco y escuchar y llevar nuestra espiritualidad franciscana y la presencia a cada actividad formal e informal, el diálogo y las negociaciones.

Con estos objetivos, la delegación participó en varias actividades en la COP26. La primera semana estuvo llena de conversaciones, conferencias, oración y servicios religiosos que colaboraron con el Comité de Enlace Interreligioso con la CMNUCC (ILC). El ILC funciona como una plataforma para que las organizaciones religiosas faciliten el diálogo y la acción. Organizan oportunidades de colaboración en la defensa religiosa de la ambición climática, abarcando todos los pilares de la CMNUCC y el Acuerdo de París. En medio de estas dos semanas, la delegación participó en dos grandes protestas de solidaridad como días de acción global con los jóvenes y las organizaciones religiosas como el Movimiento Laudato Si, Living Laudato Si, y todos los demás sectores que piden justicia climática. En la segunda semana, el contingente franciscano se unió a la Cumbre de los Pueblos. Mientras los líderes mundiales se reúnen para discutir el futuro en la COP26, la Cumbre de los Pueblos permitió construir juntos el poder de la gente para el cambio del sistema. El foro reunió al movimiento por la justicia climática para debatir, aprender y elaborar estrategias para el cambio del sistema.

Con este extraordinario viaje, la delegación franciscana expresa su llamado a los siguientes temas clave que deben ser abordados por la iglesia y los líderes mundiales, incluyendo a las personas de fe, como un sueño común: la defensa; la resiliencia y el empoderamiento; la financiación; las pérdidas y los daños; la adaptación; los derechos humanos; la transición justa; la ciencia del clima; los pueblos indígenas; la juventud y la gobernanza mundial.

Nosotros, como franciscanos que participamos activamente en la COP26, soñamos, esperamos y hacemos un llamado para que la COP26 involucre a los grupos de fe en las negociaciones sobre el clima y anime a nuestros líderes eclesiásticos a predicar con el ejemplo y a promover estilos de vida ecológicos que tengan un impacto medioambiental, como la desinversión en los combustibles fósiles; y a crear programas que puedan equipar y ayudar a las personas psicológica, física y materialmente para hacer frente a la actual urgencia climática.

Soñamos, esperamos y hacemos un llamado para que la COP26 aumente el número de subvenciones en lugar de préstamos y elimine las deudas climáticas, para que el Sur Global pase de la asistencia a la compensación justa y para que se produzca una financiación climática a gran escala y se cumpla el objetivo de financiamiento de 100.000 millones de dólares; para que se aborden las pérdidas y los daños de forma efectiva entre el Norte Global y el Sur Global con un espíritu de solidaridad y para que se conceda el financiamiento necesaria para ayudar a los países más pobres y vulnerables a hacer frente a las pérdidas y la destrucción; Asegurar que la adaptación es un objetivo primordial de la agenda climática y hacer que el 50% de los casi 100.000 millones de dólares comprometidos para la acción climática estén inmediatamente disponibles para la ejecución; Fomentar la responsabilidad entre las partes de la CMNUCC por sus esfuerzos climáticos, especialmente para demostrar que sus acciones climáticas no violen los derechos humanos y asegurar que las políticas sobre cambio climático, desarrollo y derechos humanos sean coherentes y creen foros para el diálogo social; Asegurar que los costos de transición a una economía post-combustibles fósiles no recaigan sobre los ya vulnerables, principalmente a través de la formación de la mano de obra, la compensación y la protección social.

Soñamos, esperamos y pedimos que la COP26 tome decisiones coherentes con la ciencia climática del IPCC e incluya a las organizaciones religiosas y a sus tradiciones que piden un modo de vida más sostenible; Salvaguardar los derechos de los pueblos indígenas a la hora de responder al cambio climático y tener en cuenta la sabiduría y la cosmovisión indígena; Tener en cuenta una perspectiva intergeneracional a la hora de tomar decisiones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y garantizar que los jóvenes estén representados en la conversación sobre el clima; Iniciar un proceso de diseño y establecimiento de nuevas instituciones y proyectos globales centrados en una ética básica para todos, con un claro compromiso de cuidarse mutuamente en toda la familia humana, promover una cultura de liderazgo ético y responsabilidad en la toma de decisiones de la CMNUCC y reducir el abismo entre las palabras y los hechos en las decisiones climáticas de la CMNUCC.

Al regresar trayendo todo lo que obtuvimos de nuestro viaje y sueño en la COP26 de Glasgow, continuaremos nuestro trabajo como franciscanos cuidando de nuestra casa común, recordando al Papa Francisco en su mensaje para la COP26 «El tiempo se acaba; esta ocasión no debe ser desperdiciada, para que no tengamos que enfrentar el juicio de Dios por nuestra incapacidad de ser fieles administradores del mundo que él ha confiado a nuestro cuidado.»