El testimonio del Hno. Jaime Campos, responsable saliente de la Oficina de JPIC

Tras siete años de servicio en la Oficina general de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, el Hno. Jaime Campos regresa a su Provincia de origen, la Provincia de la Santísima Trinidad en Chile. De hecho, se ha nombrado animador de la Oficina general de JPIC a Fr. Daniel Nicolás R. Blanco, oficialmente al frente de la oficina desde el 1 de septiembre, pero que ya ha iniciado sus actividades de apoyo a los valores promovidos por la Orden hace varios meses, gracias a la colaboración con el responsable saliente.

«Llegué a Roma en 2015 a la Curia general», dice fray Jaime. Ya había trabajado para la Oficina de JPIC de mi Provincia en Chile durante nueve años y así fue como conocí al anterior director de la oficina’. Para este importante órgano de la Curia OFM, que cuenta ya con cuatro décadas de historia desde su fundación (1979), los últimos años han sido decisivos. De hecho, el Papa Francisco publicó dos encíclicas fundamentales, Laudato Si’ (2015) y Fratelli tutti (2020), centradas en los temas de la ecología integral y la fraternidad entre los pueblos.

«Veo estas Encíclicas como una gran bendición y con un sentido de justicia», comentó el Hno. Jaime. Bendición porque hablar a los hermanos con el apoyo del Magisterio Papal es diferente. Sentido de justicia porque creo que el Papa ha hecho justicia a San Francisco y a la Orden. El contenido de Laudato Si’ es una reflexión hecha por la Orden en los últimos años y luego hay dos encíclicas vinculadas a la espiritualidad franciscana».

La sensibilidad de los frailes sobre estos temas, por tanto, ha cambiado mucho en los últimos años, también gracias al Papa Francisco. Hoy, el 95% de las Provincias OFM tienen un animador de JPIC, pero todavía queda mucho por hacer. «Veo con mucha esperanza que los hermanos puedan descubrir los valores de Justicia, Paz e Integridad de la Creación», continuó el Hno. Jaime. El trabajo futuro tendrá que dirigirse hacia una mayor colaboración con las demás Oficinas de la Curia. Espero que los valores de JPIC se lleven adelante con una perspectiva misionera y con una intención formativa. Por ejemplo, en las escuelas o fomentando las oraciones por la paz, como se hizo en Tierra Santa».

Antes de la llegada del Hno. Jaime a Roma se habían hecho progresos increíbles en cuanto a los documentos que explican los valores de JPIC y la creación de ayudas para los hermanos. «Faltaba algo para llegar a la gente, faltaba algo para mediar el contenido», dijo el Hno. Jaime. Así, a lo largo de los años, se desarrollaron nuevos medios: tres sitios web vinculados a diferentes temas e iniciativas, así como canales sociales y Telegram. «Queríamos asegurarnos de que se desarrollarán estructuras concretas para llevar a cabo las ideas de la Oficina de JPIC: la Red Franciscana para Migrantes es, de hecho, un ejemplo de ello. Revolución Laudato Si’ es también una plataforma donde se persiguen los valores e iniciativas de Laudato Si’.

International JPIC Course at the Pontifical University Antonianum, 2019

Otro paso adelante en los últimos años ha sido la consolidación de la colaboración con la familia franciscana, por ejemplo, con el apoyo de muchas hermanas franciscanas a las iniciativas propuestas por las oficinas de JPIC en todo el mundo. «La Oficina de JPIC no es una oficina cerrada y no está dirigida exclusivamente a los hermanos: queremos involucrar a personas de otras religiones, a la sociedad civil», explicó el Hno. Jaime. Gracias a Dios, nuestro trabajo tiene un significado antropológico, además de religioso. Queremos ser un punto de encuentro de las ideas, los deseos y los sueños de la Orden». Además del trabajo interno de la Orden, ha sido importante la conexión con el mundo exterior, como la que se ha desarrollado con el Movimiento Laudato Si’.

Fueron muchos los momentos destacables que caracterizaron el trabajo del Hno. Jaime en estos años: «Lo que me llamó la atención de mi trabajo fue el encuentro con los hermanos -explicó-. Hay grandes encuentros programados, como los de los cursos de formación de JPIC en la PUA (Pontificia Universidad Antonianum) y luego hay otros encuentros más libres». El Hno Jaime recuerda bien todos los grandes encuentros, como el de febrero de 2020, que reunió en Roma a 70 personas en la PUA, deseosas de profundizar en los temas de Justicia, Paz e Integridad de la Creación. Junto a ello, también fueron fundamentales los encuentros fraternos en la fraternidad de la Curia General: «Vine de un lugar pequeño, en el extremo del mundo, en Chile, y llegué al centro, a Roma», relató fray Jaime. La amistad con los hermanos es hermosa, el apoyo de la amistad ha sido importante».

Otro encuentro destacable fue el de noviembre de 2016 en México: «Me impresionó mucho el encuentro con los migrantes de la casa de México La 72: allí descubrí por primera vez los rostros de las personas, sus historias. Ahí se me cayó ese prejuicio que uno tiene con los migrantes, cuando uno piensa que son personas que no pueden hacer nada. Eran familias como la mía». Desde entonces, también se ha inaugurado una nueva forma de trabajar: para entender un problema, los hermanos de la Oficina general de JPIC se desplazan al lugar. «Para nosotros y para todos los proyectos, es importante hacer caminos y tener esperanza y disciplina, sin rendirse antes de haber experimentado todo», concluyó el Hermano Jaime. Tenemos que pensar en nuestros proyectos a largo plazo».

Beatrice Guarrera