Encuentro de la COMPI con el Definitorio general

“Ha sido una esperanza de comunión”, fue como definió el Presidente de la COMPI, Fr. Claudo Durighetto, la semana de encuentros entre la Conferencia de los Ministros provinciales de Italia y de Albania y el Ministro general Michael Anthony Perry con su Definitorio en la casa franciscana de espiritualidad “La tierra de las florecillas” en Loreto, del 9 al 14 de abril de 2018.

Para los hermanos fue una ocasión importante de escucha recíproca y de diálogo, sobre un rico programa que ha tomado en consideración algunos temas de particular interés como la realidad actual de las Provincias y de las Custodias que forman la COMPI y la presentación de algunos proyectos del Gobierno general de la Orden.

El diálogo se desarrolló en un clima fraterno. Algunos temas despertaron mucha atención, haciendo aparecer entre los hermanos participantes el deseo de conocer más el estado actual de la Orden.

También se dedicó un espacio de escucha de algunos testimonios significativos de las realidades de la Conferencia: “La tienda de Abraham”, una comunidad en Favara de Agrigento en Sicilia que ofrece acogida a los prófugos; la nueva fraternidad de eremitorio en Casacalenda de Campobasso en Molise; la mesa de los pobres en Milán. Además, los Ministros provinciales y los Definidores generales viajaron de visita a la fraternidad de formación de Treia en las Marcas, especialmente afectada por el último terremoto de 2016.

El número de hermanos aumentó notablemente en la jornada del viernes, cuando el Ministro general quiso encontrarse con una representación de hermanos de profesión temporal y de los primeros siete años de profesión solemne de la Conferencia. La intervención de Fr. Michael subrayó la belleza del discipulado, evidenciando el estrecho ligamen entre la vocación como respuesta personal a la llamada de Dios y la vida fraterna. No puede existir una relación auténtica con el Señor sin una relación verdadera con los hermanos.

En la tarde los jóvenes hermanos se dividieron en pequeños grupos de compartir para reflexionar y responder a las preguntas propuestas por el Ministro: ¿Cuáles son las motivaciones para emprender el estilo de vida franciscano? ¿Qué es lo que priva del gozo de seguir al Señor y cuáles las desilusiones que han aparecido en el camino personal? ¿Qué es lo que por el contrario devuelve la paz, el entusiasmo, la coherencia? ¿Cuáles son las perspectivas de la propia Provincia y de la Orden?

Las respuestas revelaron un gran sentimiento de pertenencia a la Orden y el deseo de gastarse para revivir el carisma franciscano. 

Los encuentros se concluyeron el día sábado dando gracias a Dios y pidiendo la fuerza para alimentar la comunión, para continuar caminando juntos como hermanos, testigos de la verdad del Evangelio.