Encuentro del Definitorio general con las Conferencias Bolivariana y Santa María de Guadalupe

Del 3 al 8 de febrero se realizó el Encuentro de las Conferencias Bolivariana y Santa María de Guadalupe con el Ministro general y su Definitorio en el Puerto de Veracruz, México. Además de los diez hermanos del Definitorio general estuvieron presentes diez ministros provinciales, un custodio y dos vicarios provinciales, venidos de las catorce entidades que conforman ambas conferencias. El evento tuvo lugar en el marco de la celebración del 494 aniversario de la llegada de los llamados “doce apóstoles franciscanos” a la entonces Nueva España, con cuyo arribo en el año 1524 se inició en la América continental una evangelización sistemática y ordenada.

Paralelamente, pero compartiendo los momentos de oración, comida y convivios, se realizó el encuentro de los hermanos under ten, venidos de las doce provincias que conforman las conferencias. En total participaron 34 hermanos, quienes, además de compartir su dinamismo, sus sueños y sus inquietudes, escucharon algunas ponencias y dialogaron sobre su vocación y misión y los retos que enfrentan.

Todo el encuentro fue rico en encuentros fraternos, en análisis de las entidades, en reflexión y diálogo, teniendo siempre de frente la cuestión fundamental: ¿Qué nos está pidiendo Dios hoy, a nosotros Frailes Menores, en el contexto del mundo, de la Iglesia, de la Orden, y más específicamente en la región bolivariana, en el Caribe, en Centroamérica, en México? Luego de escuchar los informes de los ministros y custodio y de dialogar sobre los temas surgidos, el Ministro general Fray Michael Perry presentó algunos signos de renovación de las entidades e hizo algunas recomendaciones concretas a las mismas.

Para celebrar la llegada a México de los primeros misioneros franciscanos, el sábado 3 de febrero, después de que el Ministro general bendijo una escultura de Fray Martín de Valencia (cabeza del grupo de los doce) colocada en una plaza de la ciudad de Veracruz, se realizó una procesión hasta la iglesia catedral donde con una solemne Eucaristía presidida por él, se agradeció a Dios el don de la salvación ofrecida en Cristo a todos los pueblos. Dijo: “Al recordar hoy la generosidad y entrega de Fray Martin de Valencia y de sus compañeros que, con sus palabras y sus acciones, y con grandes sacrificios, hicieron presente la salvación de Cristo, reconocemos la necesidad de encontrarnos renovadamente con Jesucristo para experimentar el impulso que inspiró y movió a estos grandes misioneros a compartir la alegria del Evangelio.”

Se realizaron, además, actividades encaminadas a dar a conocer a los presentes algunas experiencias de presencia y de servicio que realizan los hermanos en la región: Fray Tomás González presentó la dramática situación de los migrantes que viajan de Centroamérica a Los Estados Unidos atravesando el territorio mexicano y la labor que se realiza en “La 72. Casa del Migrante”. Se visitó a “Las Patronas”, un grupo de mujeres sencillas que dan alimento a los migrantes centroamericanos que viajan en el tren carguero llamado “La Bestia”, que va del sur al norte de México. En las vías del mismo tren hicimos una oración por la paz. Se visitó además la Biblioteca Franciscana de Cholula, Puebla, la cual cuenta con una rica colección de libros y documentos antiguos. Allí, el Ministro general entregó un reconocimiento escrito a Fray Francisco Morales, doctor en historia y director de la biblioteca, por su contribución a la investigación y divulgación de la historia de los franciscanos en el Continente Americano.

El programa concluyó con la Eucaristía celebrada en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, donde Fray Michael, a partir del texto evangélico de la visita de María a su prima Isabel, agradeció a Dios la alegría del encuentro que concluía, comentando: “independientemente de cómo se desarrolló el diálogo entre María e Isabel, cada una de ellas descubrió algo nuevo, un nuevo sentido de su identidad en Dios y una inagotable bendición que comenzó a invadir sus vidas”. Finalmente invitó a los presentes a compartir urgentemente la alegría recibida de Dios para que su poder actúe dentro de cada uno y en el mundo entero.

Un profundo agradecimiento a la Conferencia Santa María de Guadalupe, anfitriona de este encuentro, por su fraterna hospitalidad, en particular a los hermanos de la Provincia del Santo Evangelio de México, encabezados por su Ministro provincial Fray Juan Medina. El encuentro contó no sólo con una excelente organización, sino que fue la ocasión para que los hermanos hicieran saborear, escuchar, sentir y contemplar de muchas maneras a los participantes la cultura y calidez mexicanas.