Exhortación del Ministro General: la llamada misionera pertenece a nuestra vocación

A todos los hermanos de la Orden

 

Roma, 6 de mayo de 2022

 

«Dice el Señor: “Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como serpientes y sencillos como palomas.” Por eso, cualquier hermano que quiera ir entre sarracenos y otros infieles, vaya con la licencia de su ministro y siervo».

(Rnb XVI, 1-3)

 

Queridos hermanos de toda la Orden,

¡El Señor les dé la paz!

Del 10 al 23 de febrero de 2022, realicé personalmente la visita canónica a la Custodia de los Ss. Protomártires de Marruecos para conocer directamente esta realidad que depende del Ministro General.

Viví esta oportunidad como una verdadera peregrinación en una tierra única, durante la cual se afianzaron en mí las palabras de la Regola non bollata que acabo de leer, y con ellas una profunda conciencia de que aquí se juega un punto dinámico y esencial de nuestro carisma: estar con y estar entre las personas como transparencia de la Encarnación y de la Pasión, del Bien que habita toda criatura.

Al recorrer esta tierra, traje conmigo a los hermanos de toda la Orden, sintiendo que aquí nos jugamos algo muy vital: adherirnos a una tierra, a un pueblo, a una cultura, a unas lenguas y a otras visiones del mundo, amándolas y buscando humildemente en ellas las huellas de la presencia del Dios de la vida.

Nuestras Constituciones dicen: De hecho, nuestras Constituciones dicen: “Como seguidores de San Francisco y de los primeros misioneros de la Orden, sean sumamente solícitos los hermanos en vivir con humildad y gran entrega entre las gentes de la religión islámica,[1] para quienes tampoco hay omnipotente sino Dios”[2].

Vivimos esta vocación en muchas partes del mundo. Marruecos es el lugar donde Francisco, Clara y Antonio habrían querido dar un testimonio radical de Cristo, y donde los Mártires de la Orden lo vivieron.

También les agradezco a todos ustedes, hermanos, por haber aceptado la inspiración divina de venir a vivir con y en medio de este pueblo, como respuesta a la voz interior y decir nuevamente sí a la vocación de Hermanos Menores.

 

Con estas sencillas palabras, pretendo recordar a todos los hermanos de la Orden la llamada misionera intrínseca a nuestra vocación, la cual podría morir si no se mantiene viva.

La necesidad de nuevos hermanos es muy urgente:

  • para la Custodia de Marruecos, en anexo encontraran la información específica;
  • en Sudán y Sudán del Sur, donde se requiere el conocimiento de la lengua inglesa y árabe, esperamos hermanos para servir en la formación, la pastoral y la misión en Jartum y Juba;
  • en la Custodia de Tierra Santa se necesitan hermanos que, aprendiendo los idiomas, puedan servir de diversas maneras que esta misión hoy exige, especialmente la atención a santuarios.
  • En Rusia y Libia también necesitamos hermanos disponibles para la misión en contextos difíciles.

 

Pido a los hermanos que sientan este llamado a escucharlo en la oración, hacer un discernimiento personal y con su ministro, luego preséntense conmigo a través del Secretariado General de Misiones y Evangelización. Les agradezco, cuando menos, por escuchar esta llamada, que es el corazón de nuestra vocación.

 

Con la bendición de San Francisco, que quiere que seamos hermanos y menores en el mundo, les saludo fraternalmente.

 

Fray Massimo Fusarelli, OFM

Ministro General

 

 

Prot. 111247

 

 

 

Anexo sobre la Custodia de Marruecos

 

La Custodia está compuesta por 22 frailes provenientes de 12 países (Brasil 2, Eslovaquia 1, España 1, Congo 3, Polonia 3, Italia 2, Francia 2, Filipinas 1, México 2, Costa Rica 2, Croacia 2, Colombia 1). La Custodia tiene 2 hermanos profesos temporales. Los hermanos están distribuidos en las seis fraternidades de Rabat, Marrakech, Meknès, Larache, Tetuán y Tánger. Ellos sirven en cuatro parroquias, tres centros culturales, participan en la animación de Cáritas, visitan prisiones y animan varias capellanías religiosas. También acompañan al Monasterio de las Clarisas de Casablanca afiliado a la Orden de los Frailes Menores a partir del 16 de mayo de 2019. La misión en esta tierra exige:

 

  1. Disponibilidad para vivir y trabajar en una fraternidad internacional: esto requiere un cuidado especial de la calidad de las relaciones fraternas y con la sociedad, con la atención y el desarrollo de una auténtica interculturalidad.
  2. Voluntad de vivir con y entre musulmanes, cultivando una espiritualidad de la escucha y una mirada contemplativa. Esto también requiere mucha vigilancia y formación para conocer, aceptar y respetar la realidad de la diferencia, la alteridad del mundo musulmán.
  1. Disponibilidad para aprender las lenguas que se hablan en Marruecos: francés, español y árabe.
  1. Disponibilidad para trabajar en Centros culturales con los marroquíes, pastoral con los migrantes subsaharianos, y el cuidado de católicos europeos y turistas, para vivir siempre con la atención a nuestra elección específica de estar aquí con y entre la gente en un país musulmán.
  1. Disponibilidad para la preparación inicial para la presencia y el servicio en esta tierra.

 

Anexo sobre la fundación de Sudán y Sudán del Sur

 

La Fundación la integran 4 frailes: 2 de la Provincia de Egipto en Jartum, Sudán, y 2 en Juba, Sudán del Sur (1 de Italia y 1 de Vietnam).  Los frailes sirven en una parroquia, en cada ciudad (junto al servicio de solidaridad) la asistencia a los refugiados y la atención a los candidatos en Juba.

La misión en esta tierra exige:

  1. Disponibilidad para vivir y trabajar en fraternidades internacionales: atención y desarrollo de una auténtica interculturalidad.
  2. Disponibilidad vivir con y entre musulmanes en Sudán. 
  1. Disponibilidad aprender el inglés y el árabe que se habla en estos países.
  1. Disponibilidad para la preparación inicial para la presencia y el servicio en esta tierra.

 

 

Anexo sobre la Custodia de Tierra Santa

 

  1. Disponibilidad de vivir y trabajar en fraternidades internacionales.
  2. Disponibilidad de vivir con y entre personas de diferentes religiones.
  1. Disponibilidad a aprender otros idiomas, con especial atención al italiano y a las lenguas locales.
  1. Disponibilidad para adaptarse especialmente a la vida en los Santuarios, con animación litúrgica, acogiendo a los peregrinos, teniendo en cuenta la vida fraterna y el camino de la Custodia.

 

Anexo sobre las presencias en Rusia y Libia

 

  1. Disponibilidad de vivir y trabajar en fraternidades internacionales.
  2. En Rusia, servicios pastorales, humanitarios y educativos. Atención especial al diálogo ente cristianos
  3. En Libia servicios de Cáritas y pastorales para comunidades de migrantes y religiosas. Idioma, inglés.

 

Aquí está la carta en varios idiomas:

Español

Italiano

English

Hrvatski

Français

Português

Polski

Deutsch