Pasión por Jesús, pasión de encontrar a su pueblo | Homilía para la apertura de la Reunión del Definitorio general con los Ministros de Asia

La Reunión del Definitorio general con las Conferencias Franciscanas de los Ministros de Asia y Oceanía (FCAO) inició con la celebración Eucarística de apertura el 10 de febrero de 2019 en Bangkok, Tailandia. Fr. Gregory Redoblado, Definitor general por la FCAO, compartió las siguientes palabras en la Misa:

Al comienzo de esta reunión histórica de Ministros y Secretarios de la FCAO con el Ministro general y el Definitorio, es un momento oportuno para reflexionar y renovar nuestra vocación como Hermanos Menores y más aún nuestra vocación dentro de una vocación: la de Ministros para nuestros hermanos de Asia, Australia y Oceanía”.

En primer lugar, debemos “ir más a profundidad” y recordar constantemente la historia de nuestra propia vocación. Recordando nuestro itinerario personal, podemos recordar que nuestra vocación está completamente centrada en Dios y en su misión de amar. En ocasiones, por las numerosas preocupaciones que tenemos, hacemos a un lado a Dios del contexto, y nos apropiamos el trabajo y la misión como si fueran nuestros.

En segundo lugar, reflexionemos sobre la respuesta toral de Simón Pedro. El Evangelio dice: “dejándolo todo lo siguió”. Seguir y dejar todo es una respuesta seria y radical. Implica abandonar y dejar su red y su barca. Entramos a la vida religiosa no para llevar una vida fácil y confortable, sino para una vida misionera que incluye desafíos y dificultades.

Finalmente, la vocación de Simón Pedro también nos recuerda a seguir pescando: Hay una crisis general de vocaciones en todo el mundo.  Pero según el papa Francisco, en su homilía durante la Jornada Mundial de la vida consagrada: “La vida consagrada no es supervivencia, no es prepararse para el arte de bien morir (ars bene moriendi): esta es la tentación de hoy ante la disminución de las vocaciones. No, no es supervivencia, es vida nueva. Es un encuentro vivo con el Señor en su pueblo…”. ¡Es pasión por Jesús, pasión de encontrar a su pueblo, especialmente a los pobres! Significa que debemos seguir pescando en la obediencia fiel de nuestra vida de cada día. Aunque si Asia es considerada una región en crecimiento en la Orden, ¿no deberíamos aceptar esta llamada y seguir pescando?

Texto completo en ingles: ofm-eac.org