Fiesta de los Protomártires Franciscanos: Cierre del Jubileo Extraordinario

La celebración del octavo Centenario (1220-2020) de la muerte de los protomártires franciscanos que se dio cita del 16 de enero 2020 al 17 de enero 2021, y para la cual la Penitenciaría Apostólica concedió la indulgencia plenaria, tuvo como centro la iglesia de San Antonio en Terni (Italia), este es el Santuario Antoniano de los Protomártires Franciscanos, sin embargo, se puede decir que todo el «Camino de los Protomártires Franciscanos» es un santuario a los cinco Hermanos Menores que, a ejemplo de San Francisco, siguieron las huellas de Jesús viviendo según el Evangelio hasta el derramamiento de su sangre.

Para el centenario se elaboró un programa estructurado con muchas iniciativas, sin embargo, para enero del 2020 nadie esperaba que la pandemia del coronavirus llegaría pronto a Italia con el consiguiente bloqueo. Gracias al Lions de Narni, se planificaron reuniones en Coímbra; el viaje de la delegación diocesana a Portugal de ocho personas – el obispo Monseñor Giuseppe Piemontese, el guardián del convento de San Antonio en Terni el Padre Danilo Tremolada, algunos religiosos y laicos – fue cancelado dos días antes de la partida. Una placa preparada para la ocasión y que debió ser donada al Obispo de Coímbra, permanece a la espera de un tiempo propicio para su entrega. En este caso, como en otros, constatamos que junto al martirio de sangre, reservado a algunos, hay otro, no menos cruel pero igualmente fructífero,  el martirio de la paciencia.

Respetando las normas sanitarias, las liturgias, los encuentros, las peregrinaciones y otros momentos personales y comunitarios nos ayudaron a descubrir que los mártires son verdaderamente aquellos que asumieron la forma de la vida de Jesús, es decir, un amor eucarístico que va de la gratitud por los dones recibidos a la gratuidad de dar la vida por los hermanos. Además, atestiguan que los términos amor y sacrificio están llamados a caminar juntos si no queremos que el primero se convierta en pura emocionalidad pasajera y el segundo en activismo frustrante. Cuando el amor se expresa en el sacrificio y este es movido por el amor uno está frente a – en palabras de Dostoievski – la belleza que salva al mundo; en ese caso uno puede afirmar sin retórica que sólo el amor es creíble.

En el centenario también surgió el aspecto de la misión: de hecho, los protomártires franciscanos como el hermano Francisco de Asís fueron a la tierra de los no cristianos para anunciar el Evangelio; no es de extrañar, por tanto, que la Regla de los Hermanos Menores sea la primera en dedicar una parte precisamente a los que van entre los infieles.

[…]

Para un mayor conocimiento y apreciación del evento, la publicación Santi per attrazione. I Protomartiri francescani tra Antonio di Padova e Chiara d’Assisi (Milán 2020) así como San Francesco e i suoi frati. En missione nella terra del Sultano (Milán 2020) con textos de Caterina Agro e imágenes de Sara Colasanti. El cortometraje La terra e il martirio. Un documento sui Protomartiri francescani de Riccardo Lionelli fue presentado en la mencionada conferencia el 6 de diciembre de 2020.

Mientras se concluye el octavo centenario de la muerte de los protomártires franciscanos, se abre el centenario de la llegada a Italia de San Antonio, que, según la tradición, también pasó por el Speco di Sant’Urbano en Narni.

(El texto completo está disponible en italiano en: ofm.org)

 

fr. Pietro Messa ofm
Universidad Pontificia Antonianum