Fr. Massimo Fusarelli: “Aprendamos con Clara a amar gratuitamente hasta el final”

“Clara pudo asumir la muerte que llevaba dentro, gracias a su incesante búsqueda del Señor, a permanecer en las huellas de sus benditos pasos. Aquí aprendió a aceptar la muerte incluso a través de su enfermedad, aprendiendo a amar gratuitamente hasta el final, al igual que descubrió que era amada sin medida”. Lo dijo Fr. Massimo Fusarelli, Ministro General, ayer, 10 de agosto, durante la Vigilia del Tránsito de Santa Clara en San Damián, lugar donde vivió y murió la Santa.

Ante la familia franciscana, las religiosas y los peregrinos que habían acudido a San Damián, Fr Massimo explicó la importancia del tránsito en nuestros días: “Recordar esta noche su tránsito en este lugar, donde vivió como la paloma en la hendidura de la roca, aprendiendo a lavar los pies de las hermanas y de los pobres, y desde estos pies benditos aprender a reconocer la presencia del Señor Jesús, es un gran regalo para mí y para cada uno de nosotros”.

El Ministro concluyó su homilía refiriéndose a la figura de San Francisco que “acogió a la Hermana Muerte en la llanura donde comenzó el camino de la joven Clara: en la Porciúncula” y añadió: “Aquí Francisco desde el cielo acompañó a Clara al encuentro con su Señor, fruto maduro del amor con el que siempre lo había buscado y deseado”.

El camino de preparación espiritual para la fiesta de Santa Clara de Asís había comenzado con la novena del 2 al 9 de agosto, y concluyó con tarde del 10 de agosto con las primeras vísperas y la santa misa de la solemnidad presididas por Mons. Domenico Sorrentino, obispo de Asís – Nocera Umbra – Gualdo Tadino y obispo de Foligno y la vigilia en San Damián, presidida por el Ministro general. Esta mañana, en la solemnidad de Santa Clara, se ha celebrado la misa en la basílica de Santa Clara por Mons. Vittorio Francesco Viola OFM, Arzobispo secretario del Dicasterio para el culto divino y la disciplina de los sacramentos. Por la tarde, a las 17.30 horas, Fr. Francesco Piloni OFM, Ministro Provincial de los Hermanos Menores de Umbría-Cerdeña, presidió las segundas vísperas.