Fraile franciscano y medico voluntario al servicio de los enfermos del COVID

El 5 de mayo del 2020, ilpopolotortona.it publicó el artículo “Desde el convento de Asís al hospital de Covid”, una entrevista a fr Andrea, franciscano y medico voluntario que se ha puesto sus habilidades al servicio de los enfermos.

Andrea Dovio, de 44 años, franciscano, fraile menor de la Provincia Seráfica de la Umbría. Fraile de convento de la Porciúncula de Asís y médico internista, recibido en Torino, su ciudad natal, en la cual sucesivamente consiguió el Doctorado y después la Especialidad en Medicina Interna, trabajando al hospital “San Luis” de Orbassano hasta los 32 años, durante el 2008, fue cuando sintió que su vocación era otra. Sin embargo ¿Qué hace el padre Andrea hoy, aquí, en Tortona?

[…]

«Estoy aquí por el amor del Señor Jesús, porque de sus palabras y de sus gestos brota la lógica del servicio. En este tiempo de pandemia, como todos mis hermanos, he sentido la necesidad de repensar mis actividades para poder socorrer a los necesitados. Desde la segunda semana de marzo, he recibido una llamada muy fuerte para poner a disposición mis conocimientos médicos para tratar a los enfermos».

Fr Andrea fue ordenado sacerdote en Asís por manos de Mons. Doménico Sorrentino el 23 de junio 2018; durante estos últimos cinco años ha vivido en San Damián donde inicialmente se ocupaba del santuario y posteriormente como vice maestro de novicios, luego pasa a la Porciúncula como Secretario provincial, cargo que aun desempeña. Ha pasado mucho tiempo desde que dejó de ejercer la profesión médica, pero no ha olvidado nada de su trabajo antes de entrar en el convento, ni el conocimiento, ni el acercamiento al paciente. «Al estallar la emergencia me pregunté: ¿cómo puedo servir al prójimo? – Continúa -Escuchando las crónicas de la epidemia y los reiterados llamamientos de las autoridades políticas y sanitarias, he advertido por un lado toda la fuerza de las palabras del Código Deontológico de los Médicos que en el artículo 8 reza que “en caso de catástrofe, de calamidad o de epidemia” el médico debe ponerse a disposición, por otra parte un sentido de solidaridad con muchos amigos y colegas comprometidos en primera línea, junto con el deseo de ayudar a la gente, al pueblo de Dios, a los enfermos, como nos han invitado a hacer tanto el Papa como nuestro Ministro provincial. Por lo demás, la historia siempre ha visto a los religiosos en primera línea en las plagas, aunque soy consciente de que no estamos en el 1600 y ciertamente algunos modelos hoy no son reproducibles».

Fr Andrea, por lo tanto, decide de escribir a su superior, fr Claudio Durighetto, solicitándole de considerar su motivación de asistir a los enfermos del Covid. «En primer lugar pensaba en la Cruz Roja, después, conociendo vuestro obispo Vittorio y sabiendo la situación di Tortona, es como me dirigí a este Hospital»

Lee el texto completo (en italiano) de Matteo Colombo en www.ilpopolotortona.it