Un fraile irlandés galardonado póstumamente con la más alta distinción de Zimbabue

 

Un fraile franciscano irlandés ha sido galardonado póstumamente con la más alta distinción que el gobierno de Zimbabue otorga a un extranjero, la Real Orden de Munhumutapa.
Fr. Pascual Slevin nació en Ballinacargy en el Condado de Westmeath y falleció en mayo cuando contaba con 83 años.

Fue honrado por el gobierno del presidente Robert Gabriel Mugabe por el trabajo que realizó en favor del pueblo de Zimbabue.

Se une a otros seis miembros de la Real Orden de Munhumutapa, cinco de ellos nativos que llevaron a sus naciones africanas a la independencia.

Una mención escrita por el Vicepresidente Emmerson Mnangagwa alaba a Fr. Slevin por sus iniciativas antirracistas en escuelas católicas locales de 1966 a 1971. Esto también incluye la construcción de escuelas primarias y secundarias en el Monte Santa María  en Wedza. Aquí muchos estudiantes fueron subvencionados por un fondo de patrocinio especial creado por los franciscanos bajo el liderazgo de Fr. Slevin. Esto permitió que muchos siguieran su educación en el tercer nivel, preparándolos para desempeñar posiciones importantes en la nueva Nación.

La actitud de Fr. Slevin hacia la lucha por la liberación fue recordada como pragmática.
El sacerdote se encontró entre las leyes establecidas por el Régimen de Rodesia y las exigencias de la lucha de liberación.

El fraile también fue recordado por su compasión por sus estudiantes en las escuelas en las que enseñó.
Él sabía que muchos de los estudiantes de las escuelas se escapaban para unirse a los combatientes y con frecuencia demoraba reportarlos para darles tiempo de que estuvieron a salvo en su camino.

Facilitó al personal del hospital de Wedza que trajera suministros médicos a los combatientes heridos después del toque de queda.

En 1977, el régimen de Smith cerró sus escuelas y expulsó a Fr. Slevin y a sus compañeros franciscanos de Rodesia.

Fr. Slevin regresó tres años después cuando Zimbabwe ganó su independencia.
Durante la década siguiente, dirigió la rama local de los Franciscanos, educó a ex guerrilleros y ayudó a desarrollar la economía rural local en Wedza, construyendo una presa y silos para almacenar grano y formó una cooperativa de agricultores.

 

 

Seán Dunne | Irish Times

foto: Frank Hand via herald.co.zw

Para el texto completo: www.irishtimes.com