La perspectiva Franciscana de la gobernabilidad puede expandir la visión del liderazgo de la Iglesia

El 20 de abril de 2017, Cindy Wooden del Catholic News Service publicó un artículo sobre la idea franciscana de liderazgo tras una entrevista con el Ministro general, Fr. Michael Anthony Perry, OFM y con el profesor de la Universidad de Villanova, Massimo Faggioli. A continuación se muestra un extracto del artículo. Para el texto completo en inglés, haga clic aquí.

 

Para San Francisco de Asís, seguir a Cristo significaba imitar su humildad y abandonar las riquezas, el poder y su posición social; los hombres que hoy se llaman Franciscanos creen que están llamados a abrazar las mismas actitudes, incluso en su Gobierno.

A principios de abril, los Ministros generales de las cuatro ramas de Familia Franciscana -los Hermanos Menores OFM, Los Hermanos Menores Capuchinos, los Hermanos Menores Conventuales y los Hermanos Menores de la Tercera Orden Regular- le pidieron al Papa Francisco que les concediera a los Franciscanos el “privilegio” de que los hermanos religiosos que nos son sacerdotes puedan ser elegidos para cargos de liderazgo, incluyendo aquellos en los que se ejerce autoridad sobre sacerdotes ordenados.

La palabra “privilegio” significa un permiso especial para algo que generalmente no está previsto por la ley de la iglesia. En el derecho canónico, la gobernabilidad en la iglesia está ligada a la ordenación.

La petición hecha por  los Franciscanos desea recuperar la noción de fraternidad y servicio que san Francisco dio a sus primeros compañeros, dijo el padre Michael Perry, Ministro general de los Hermanos Menores. Pero en un panorama más amplio, también tiene implicaciones para el liderazgo, la autoridad y el gobierno.

En la raíz, plantea la cuestión: “¿El liderazgo organiza las cosas con el fin de tener un control total sobre todo? o  ¿el liderazgo busca la dirección de la autoridad de la gente para que haya una sinergia, una combinación de todas las fuerzas dentro de una comunidad?” Dijo el padre Perry a Catholic News Service.

La identidad fundamental del ministerio ordenado está involucrada.

Debido a su conexión única con la Eucaristía, el ministerio pastoral tiene un papel especial e insustituible dentro de la Iglesia Católica y dentro de una comunidad católica-religiosa, dijo el Padre Perry. La petición de los Franciscanos “no quiere desafiar a la autoridad espiritual o el papel del pastor, en cambio, es muy cuidadosa y atenta en conseguir que el pastor pueda concentrarse en las ovejas y no tener que preocuparse por las puertas y las cercas”.

El ideal franciscano del liderazgo debe invitar y desafiar a los frailes – a los hermanos entre sí, sean ordenados o no – a “la minoridad”, a no ir hacia arriba, sino hacia abajo, dijo el padre Perry. La minoridad es lo opuesto al clericalismo, que es “un impulso hacia lo alto, como si una mayor libertad ofreciera algo, una cierta seguridad y garantía de fidelidad, una forma de controlar a las personas para que permanezcan fieles a la verdad”. Los Franciscanos, no lo vemos de esta manera”.

Desde 1208 al 1209, cuando el Papa Inocencio III aprobó la Regla inicial de san Francisco para su Orden y hasta el 1239, dijo el padre Perry, a los Franciscanos se les dio permiso de elegir hermanos no sacerdotes para cargos de liderazgo, incluyendo el rol de Ministro general, y de hecho lo hicieron.

Massimo Faggioli, historiador de la iglesia y profesor de teología en la Universidad de Villanova, ha afirmado que si el Papa Francisco concediera la petición que han hecho los frailes “señalaría a toda la iglesia un cambio en el sentido de una des-clericalización de las Órdenes religiosas y el retorno a la inspiración original de los fundadores: Francisco no era un sacerdote, sino un laico, y la clericalización de los Franciscanos llegó más tarde”.