Franciscanos, Laudato si’ y JMJ

I. Aceptando el desafío del Papa Francisco de realizar una conversión ecológica

 

CIUDAD DE PANAMÁ, 19 January 2019 – Justo antes de que comience la Jornada Mundial de la Juventud, jóvenes, hermanos franciscanos, académicos y políticos se reunieron en el Tercer Congreso Internacional sobre el Cuidado de la Creación: Conversión ecológica en acción en la Universidad de Santa María La Antigua.

En la conferencia, los participantes aprendieron más sobre la encíclica Laudato si’, centraron su atención en las personas que son más vulnerables al cambio climático e invitaron a que los jóvenes hablen sobre las acciones que han realizado antes o sobre las acciones que están trabajando en sus países.

La acción es el enfoque de Laudato si’. La encíclica invita a los católicos a escuchar con humildad y a presenciar la injusticia ecológica que está ocurriendo ahora para evaluar qué medidas se deben tomar. El Cardenal Peter Turkson habló de algunos ejemplos como:  la desinversión de compañías de combustibles fósiles, el cabildeo a líderes industriales que contaminan nuestro planeta y por último una exhortación a formar clubes ecológicos al regresar a nuestras casas.

La acción debe ir más allá de agendar reuniones y asistir a conferencias. También tenemos que desinvertir de empresas de combustibles fósiles. Necesitamos desarrollar nuestra economía sin olvidarnos de las personas más vulnerables al cambio climático, como son: los pobres, las mujeres y los niños. No podemos lucrar de la miseria del medio ambiente.

Sobretodo, al mantenernos comprometidos con el tema de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra”. La Jornada Mundial de la Juventud es una excelente oportunidad para promover acciones sobre temas ambientales. También es una excelente oportunidad para llamar a los líderes de nuestra iglesia para que nos brinden apoyo pertinente y práctico

 

II. Retiro: Parque Natural Metropolitano, Hermanos Franciscanos y JMJ

 

Uno con la naturaleza, uno por Laudato si’

CIUDAD DE PANAMÁ- El domingo 20 de enero del 2019, los voluntarios Laudato si’ se reconectaron con la naturaleza en el Parque Natural Metropolitano para entender la ecología integral y examinar individualmente aquello que es verdaderamente importante en la vida. El Movimiento Católico Mundial por el Clima, junto con la Orden de los Hermanos Menores de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (OFM JPIC) y un grupo de voluntarios compartieron y lideraron las conversaciones teológicas sobre nuestra casa común.

Mientras sentían la brisa del viento, los jóvenes y los franciscanos caminaban entre los árboles y los animales que habitan libremente en el parque. Lo más interesante fue que los voluntarios también disfrutaron la yuxtaposición de la naturaleza enclavada en una ciudad llena de buses. Con exhortaciones grupales nos recordaron la importancia de desconectarnos de vez en cuando y disfrutar de lo que Dios ha creado para nosotros.

Durante el retiro, se cuestionó a los voluntarios cuándo fue la última vez que se encontraron con Dios a través de la naturaleza. ¿Cuándo nos hemos detenido intencionalmente para estar en silencio? ¿Cuándo fue la última vez que reflexionamos sobre el impacto de la actividad humana en la naturaleza tranquila?

Los voluntarios y los hermanos franciscanos examinaron la encíclica Laudato si’ en busca de frases que hablen a nuestro ser. Un voluntario compartió sobre cómo la cultura del descarte domina nuestra vida cotidiana llevándonos a ser más consumistas y que como católicos, el Papa Francisco nos llama a reevaluar nuestras acciones por el bien de los más pobres y vulnerables al cambio climático.

 

III. Talleres: Perspectiva científica, Doctrina social de la iglesia y espiritualidad: Testimonios de Animadores Laudato si’ de diferentes países

 

Humanizando Laudato si

CIUDAD DE PANAMÁ – Como el Papa Francisco nos recuerda constantemente, los jóvenes son el futuro del mundo y son los responsables de movilizar a la gente para resolver las crisis ambientales. Por esto, el Movimiento Católico Mundial por el Clima junto con la Orden de los Hermanos Menores de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (OFM JPIC) realizaron talleres para exponer explicaciones científicas sobre los problemas climáticos y humanizar la acción por el clima en todo el mundo.

El día comenzó con presentaciones que explicaron los efectos negativos de los estilos de vida consumistas a nivel mundial y la dependencia a un sistema económico insostenible. Igor Bastos, del Movimiento Católico Mundial por el Clima, explicó la paradoja de la sociedad actual que muestra la necesidad de adquirir más riquezas mundanas a pesar de que más de la mitad del mundo es pobre y corre el riesgo de perder sus tierras debido al cambio climático. Además, el Fr. Germán Argueta OFM de El Salvador dijo que “cuando no respetamos la Tierra, no respetamos la humanidad”. Por tanto, es importante reconocer quiénes son las víctimas de la degradación ambiental para humanizar el cambio climático.

Por la tarde, escuchamos a un panel de jóvenes que en sus regiones locales aceptaron el llamado del Papa Francisco a la acción. Ana Belén, de Ecuador, compartió una anécdota sobre el importante rol de la iglesia en proteger a las comunidades de la Amazonía. Cuando la construcción de una planta hidroeléctrica arriesgó sus comunidades, la iglesia realizó peticiones y se reunieron con personas importantes para hacer énfasis en la ilegalidad y la inmoralidad de ese tipo de proyectos.

María Agustina Rodríguez Ortiz de Rosas de Argentina también compartió su encuentro personal por un problema de salud provocado por la contaminación del aire. Al desarrollar un tumor en la garganta, para ella fue urgente trabajar con las Hermanas de la Caridad para difundir el mensaje de Laudato si’ y elegir alternativas ecológicas en su vida diaria, como usar jabones naturales.

En cuanto a Dayana Baño de Ecuador, Tatiana Rodríguez de Colombia y José Abad Sáenz de Costa Rica el mensaje común que expusieron fue la necesidad de que crezca una red de católicos comprometidos con la acción climática. “Como católicos, tenemos la obligación de seguir el Evangelio. Si Dios nos dio la tierra, necesitamos usar los recursos de manera sostenible. Si queremos un cambio, no podemos excluir a nadie “, dijo Abad-Saenz.

Finalmente, para cerrar el día, los frailes franciscanos celebraron una misa en el Espacio Laudato si’’. Los voluntarios recibieron una bendición en preparación para la Jornada Mundial de la Juventud como agentes de la misión de cuidar nuestra casa común.

 

IV. Llevando la encíclica Laudato si’ al mundo

 

CIUDAD DE PANAMÁ, 22 de enero del 2019 –  La Jornada Mundial de la Juventud comenzó oficialmente hoy. A Los voluntarios Laudato si’, junto con los hermanos franciscanos, se les ha encomendado el deber de llevar el mensaje del Papa Francisco al mundo.

Comenzando el día con el rezo de laudes, los voluntarios fuimos llevados a meditar sobre nuestro servicio y enfocar nuestras mentes en nuestra misión en la Jornada Mundial de la Juventud. Luego, a los voluntarios se nos informó sobre los deberes que debíamos cumplir, también nos entregaron los materiales y los espacios preparados.

Laudato si’ se celebrará en tres zonas: Parque Omar, Colegio Internacional María Inmaculada y en varias tarimas del Festival de la Juventud. A través de estas exposiciones, se incentivará a que los peregrinos se comprometan a vivir la encíclica Laudato si’ y empezar a hablar sobre la conversión ecológica para reconocer a Dios en la creación, en cada uno de sus países.

Hoy, los voluntarios que están en el Parque Omar llevaron a los peregrinos a rezar el rosario con llantas recicladas y prepararon el espacio para que los peregrinos disfruten de una exposición de arte. Los peregrinos estaban contentos de cargar sus celulares utilizando energía solar a través de nuestras estaciones de carga. Asimismo, los voluntarios del Colegio Internacional María Inmaculada prepararon el espacio Laudato si’, donde los peregrinos pudieron meditar y aprender más sobre la encíclica.

Los voluntarios y los frailes terminaron el día como lo empezaron, alabando al Señor. Junto con otros voluntarios y peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud, se cerró el día con una misa en Cinta Costera presidida por el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa. En su homilía, Monseñor Ulloa dio la bienvenida a los peregrinos y resaltó la necesidad de aprovechar la Jornada Mundial de la Juventud para promover la acción de los jóvenes respecto al cambio climático.

 

Texto: Dewy Sacayan