Identidad de la JuFra en el mundo actual

No hay forma o receta mejor para encontrar la propia y verdadera identidad que empeñarse a comprender lo que las Escrituras dicen sobre el hombre y la mujer, creaturas hechas a imagen y semejanza de Dios(cf. Gen 1, 26-27).La Palabra de Dios ofrece a aquellos que la escuchan, no solamente la oportunidad de conocer la propia identidad, sino también numerosas perspectivas para cumplir la misión de testimoniar una vida evangélica vivida sobre el modelo de San Francisco. Es imperativo tratar de imitar al joven del Evangelio:“Maestro bueno, ¿qué cosa debo hacer para obtener en heredad la vida eterna?” (Mc10, 17). En otras palabras, incluso hoy, los jóvenes deben tener el valor de preguntar a Jesús cuál es el camino que deben seguir para encontrar su verdadera identidad y su misión en este mundo, en el lugar y en la realidad en la cual el Señor les ha puesto.

Cuando los jóvenes se dejan guiar por la luz del Espíritu Santo, ellos entienden que están «llamados por el Espíritu Santo a hacer en Fraternidad la experiencia de vida cristiana, a la luz del mensaje de San Francisco de Asís, profundizando su vocación en el ámbito de la Orden Franciscana Seglar». Quien entiende esto y es así capaz de profundizar la propia vocación será feliz al descubrir que su ser cristiano está en cualquier modo entrelazado con la vocación a la OFS, cuya regla puede devenir en documento inspirador para el crecimiento y madurez de su identidad cristiana y Franciscana (Cf. Const. OFS art.96, 3). Por esta razón, la cosa más importante llega a ser el identificarse como hijos de Dios que tienen necesidad de amar al prójimo y de ser amados, de escuchar y de ser escuchados, de respetar al prójimo como quieren ser respetados (cf. Mt 22, 34-40; Mc 12, 29-30.33; Lc 10, 27). Sin embargo, esta conciencia no se alcanza de modo automático: Palabra de Dios para poder amarla y custodiarla en su corazón.Y es importante tener el valor de encontrar la identidad propia específica y verdadera de hijos de Dios, dignos de la libertad de testimoniar la fe, la felicidad de vivir y proclamar la verdad, no solo con las palabras, sino también con las obras.Así recordaba el Santo Padre a los jóvenes:«Queridos jóvenes, amad la palabra de Dios y amad a la Iglesia, que os permite acceder a un tesoro de un valor tan grande introduciéndoos a apreciar su riqueza […] No es fácil reconocer y encontrar la auténtica felicidad en el mundo en que vivimos, en el que el hombre a menudo es rehén de corrientes ideológicas, que lo inducen, a pesar de creerse “libre”, a perderse en los errores e ilusiones de ideologías aberrantes». Por lo tanto, el gran secreto cuyo descubrimiento nos permite encontrar nuestra identidad está escondidoen la Sagrada Escritura y en la Regla de la OFS (Const. OFS 96,3):si se le busca con espíritu de discernimiento, se le descubre y así nos hacemos capaces de reconocernos hijos amados de Dios y por Élllamados a seguirlo por un camino largo, preparado para nosotros, a beneficio de la fraternidad y del mundo al quepertenecemos. En cuanto creyentes debemossiempre identificarnos con Jesús en elservicio,el sacrificio, la escucha, el perdón, la hospitalidad, la misericordia y la fraternidad. Y es fundamental que los jóvenes de hoy, incluso en su fragilidad, se sientan sus discípulos, alegres de ser portadores de la esperanza de un futuro mejor, sin jamás caer en el conformismo, y que se dejen guiar por la verdadera luz –¡Cristo mismo! –, al mismo tiempo caminando a la luz del mensaje de San Francisco de Asís! Encontrar la propia identidad depende totalmente de un discernimiento continuo, de la capacidad y de la valentía de dejarse guiar por el Espíritu de Dios.«Si ahora vivimos según el espíritu, dejémonos guiar por el Espíritu» (Ga 5, 25). Por supuesto, no basta con leer o escuchar la palabra de Dios si no se tiene la experiencia de fe transmitida por los padres.Para encontrar la propia identidad, los jóvenes tienen necesidad del acompañamiento de los adultos, que sean maestros ejemplares, que les ayuden, los acepten como tales y les ofrezcan la oportunidad de encontrar en su ejemplo el Evangelio vivido, en el cual ellos puedan encontrar consuelo y aceptación, luz para sus pasos, ¡incluso en un modo en el que el egocentrismo domina los corazones de tantos jóvenes! Por esta razón el Santo Padre continúa recordándoles: «A vosotros jóvenes os digo: No tengáis miedo de ir a contracorriente, cuando nos quieren robar la esperanza, cuando nos proponen estos valores que están pervertidos, valores como el alimento en mal estado, y cuando el alimento está en mal estado, nos hace mal. Estos valores nos hacen mal. ¡Debemos ir a contracorriente! Y vosotros jóvenes, sois los primeros: Id a contracorriente y tened este orgullo de ir precisamente a contracorriente. ¡Adelante, sed valientes e id a contracorriente! ¡Y estad orgullosos de hacerlo!».

Cómo Jesús pidió a sus discípulos que le dijeran lo que los hombres pensaban de él (cf. Mt 16, 13), así debería ser la actitud de los padres, de los ancianos, de los guías religiosos y líderes políticos: «intentar juntos mirar a la posible autoconciencia del mundo juvenil», porque los jóvenes puedan recuperar el deseo de sentirse personas de fe, capaces de aprender de los adultos y admitir que tienen necesidad de su ayuda. Este es el secreto para apropiarse de la propia identidad y de la propia misión que, para los jóvenes de la JuFra es la de ser cristianos y Franciscanos. Por lo tanto, tratar siempre de ser testigos e instrumentos de la misión de Cristo entre los hombres, anunciando a Cristo con la vida y la palabra (cf. Regla OFS 6; Const. 17.1), este es el corazón de una verdadera y auténtica identidad franciscana.

 

Para descargar y leer el texto completo:

 

Koinonia 2019-2Identidad y misión de la juventud franciscana

N. 102

PDF: EnglishItalianoEspañolFrançais

DOC : EnglishItalianoEspañolFrançais