Koinonia 2021 – 4 (N.112): TODOS LOS HERMANOS: LA AMISTAD SOCIAL COMO ESTILO DE EVANGELIZACIÓN PARA LOS OFS

Vivimos en una época en la que el individualismo se ha convertido en el «modus vivendi» y, en consecuencia, el valor de cuidar al hermano ya no tiene sentido. El otro o los otros ya no cuentan para nada, cada uno se preocupa sólo de su ámbito, viviendo según el lema: «Cada uno para sí y Dios para todos». La consecuencia de esta forma de concebir la vida es que a menudo, tanto en el ámbito social como en el religioso, quienes no comparten la misma opinión o las mismas creencias ya no son vistos como amigos que tienen una idea diferente a la mía, sino como enemigos a los que hay que combatir y/o excluir. Dentro de la OFS y, en concreto, en lo que se refiere a la pertenencia a la fraternidad -generalmente definida como «mi fraternidad»-, esta expresión se utiliza a menudo sólo para indicar la propia fraternidad local, vista, sin embargo, no como una célula de la Orden, sino como una realidad en sí misma. Casi parece que la fraternidad se reduce a un término puramente teórico y no concretamente real y práctico.

Más que nunca, el mundo necesita reevaluar su actitud hacia los valores de la fraternidad y el compartir, de la convivencia en paz y armonía.

¿Cómo es posible evangelizar en ambientes tan hostiles, donde todo parece estar centrado en el ego? Hablar de la amistad social es una tarea muy difícil, pero haré lo posible por destacar algunos puntos que, en mi opinión, son fundamentales cuando se trata de la amistad social como estilo de evangelización para la Orden Franciscana Seglar.

 

Descargar

N. 112

PDF: English – Italiano – Español