Koinonia: Retos y esperanzas de la relación entre la OFS y la JuFra

El documento sobre Incorporación en la OFS de los miembros de JuFra se pregunta: ¿Por qué se ha sentido la necesidad de instituir una Juventud Franciscana organizada e incorporada a la OFS? Responde diciendo que, en los últimos decenios, las exigencias y las dinámicas del mundo juvenil han cambiado y la Familia Franciscana, animada desde su base y con el apoyo de la Iglesia, se ha dispuesto a responder adecuadamente a estos cambios para ofrecer respuestas y lugares de discernimiento y acción a los jóvenes. La JuFra, por tanto, es el lugar privilegiado de los Franciscanos para realizar todo esto. Además, añade que la OFS, dentro de la Familia Franciscana, es la Orden que, viviendo en la secularidad, mejor se presta a acoger este camino, a secundarlo, a asistirlo, y por ello la Iglesia se la ha confiado formalmente1.

En vistas a mantener esta relación fecunda y a acrecentarla esbozo algunos aspectos que pueden ayudarnos a pensar juntos y seguir trabajando en comunión fraterna.

  1. Mantener vivo el don recibido
  2. Asumir las tensiones con apertura al diálogo
  3. Aprovechar el camino andado
  4. Fomentar la animación fraterna y la formación
  5. Seguir promoviendo la doble pertenencia

 

Conclusión

Después de este recorrido, salta a la vista la íntima relación de OFS y la JuFra. En efecto, la JuFra es un don de Dios para la Iglesia y para la familia franciscana. La familia franciscana desde la OFS ha respondido a esta llamada acogiendo a la JuFra en su seno. El tener a los jóvenes con nosotros es un motivo de bendición y esperanza. Para que este don siga siendo fructífero, es necesario, en primer lugar, que lo espiritual anime todas nuestras actividades y proyectos. Los espacios de oración y la práctica de los sacramentos son una fuente permanente de espiritualidad. En segundo término, reconocer que, así como los jóvenes son un don de Dios para la Iglesia, también representan un gran desafío: el desafío permanente del acompañamiento. El designar a los Animadores fraternos es esencial para que los jóvenes puedan aprender el carisma y más adelante optar por una vida seglar o religiosa dentro de nuestra espiritualidad; juntamente con la designación viene la formación; la formación necesaria de los Animadores fraternos por la exigencia propia de la edad juvenil, siempre cambiante. Por último, aprovechar el don maravilloso del camino ya transitado. En efecto, ninguna tensión ni conflicto puede prevalecer si dialogamos y seguimos trabajando juntos en el Señor.

Claudio Hernán Eguzquiza Rodríguez, TOR

 

 

Para descargar y leer el texto completo:

Koinonia 2019-4“La relación entre la OFS y la JuFra: retos y esperanzas”

N. 104

PDF: EnglishItalianoEspañolFrançais

DOC : EnglishItalianoEspañolFrançais

 

[1] Incorporacion en la OFS de los miembros de Jufra, http://www.ciofs.org/ p. 1.