Los frailes en la India: “Gracias por ayudarnos a ayudar a los demás”

“Agradecemos a los frailes su disponibilidad para salir y llegar a los necesitados. ¿Cómo? ¡Ofreciendo comida! Esta es una necesidad fundamental en este momento. Hay miles de personas que viven al día, todos los días. ¡Sin una fuente de trabajo, muchos han perdido el sustento! Y el COVID-19 ha hecho esto a millones de personas”.

Fr. Praveen Henry D’Souza (Ministro Provincial de la Provincia de Santo Tomás Apóstol, en la India) explicó con estas palabras que son los pobres quienes más sufren durante esta pandemia. Así presentaba Fr. Praveen las actividades de los frailes en respuesta a la pandemia del COVID-19, esta es su manera de agradecer a los benefactores que han ayudado a los frailes a ayudar a los demás.

Desde que comenzó la cuarentena, la Provincia de la India ha participado en una gran variedad de actividades, entre las que se incluyen:

  • El centro Pan de San Antonio prepara despensas alimenticias y las ha puesto a disposición de familias y personas, ayudando en promedio a 700 personas diariamente.
  • La parroquia local de Dindigul ha distribuido sacos de arroz y otras ayudas humanitarias a los trabajadores de día, a los ciegos y a las comunidades marginadas.
  • La ONG franciscana, Nesakkaram SEEDS, ha viajado a los barrios bajos de Chennai para distribuir provisiones y verduras a las familias pobres, en particular a las familias migrantes que han perdido su empleo. Han asistido a más de 1.000 familias en una semana.
  • Los frailes y las personas del convento de San Francisco en Kochi obtuvieron un préstamo de 11 máquinas de coser de casas y conventos y han confeccionado y distribuido más de 6.500 máscaras para hospitales, policía, conductores, trabajadores migrantes, pescadores, pepenadores y a todos los pobres.
  • Con el apoyo de benefactores, los frailes también han ayudado a los leprosos, pueblos tribales lejanos, comunidades nómadas y muchos otros miembros vulnerables de la sociedad hindú.

 

Fr. Praveen termina su mensaje de agradecimiento dirigiéndose a “las muchas personas que se han presentado para ayudarnos a ayudar a los demás. Hay muchos por ahí que quieren tender la mano, pero no tienen idea de cómo hacerlo. A ellos todavía les puedo decir: ¡los frailes lo harán en su nombre! Solo tenemos que hacer una llamada. La pequeña presentación (PDF) aquí le dará una idea del número de personas que hemos alcanzado y de la creciente necesidad que será un reto que afrontar. ¡Pero sé que el Señor enviará a sus ángeles y mensajeros para satisfacer estas necesidades!”.