Mensaje para el mes de Ramadan 2018

A nuestros hermanos y hermanas musulmanes de todo el mundo:

¡As-salaamu ‘alaykum! ¡La paz sea contigo!

En nombre de la Comisión Especial para el Diálogo con el Islam de la Orden de los Hermanos Menores, me complace una vez más expresar nuevamente mis mejores deseos ahora que ha comenzado la celebración del Ramadán. En este mes sagrado, ustedes no comen ni beben por Dios (swt)como lo exige vuestro riguroso ayuno diario. Tal cual está escrito en el Sagrado Corán, que les fue revelado a ustedes en este mes:

¡Creyentes!; Se os ha prescrito el ayuno, al igual que se prescribió a los que os precedieron. Quizás, así, temáis a Dios (tattaqùna)… (al-Baqara2.183).

Al volvernos más conscientes de la presencia eterna de Dios y al volvernos más agradecidos con Dios el más Generoso (al-Karïm), todos podemos ser más sensibles a las necesidades de los demás, particularmente de aquellos que carecen de alimentos apropiados y acceso al agua potable, y son muchos. Según la Organización Mundial de la Salud, más de 800 millones de personas, o el 11% de la población mundial, no tienen suficiente comida para vivir una vida sana y activa[1]. Casi la mitad de todas las muertes de niños menores de cinco años se deben a una nutrición inadecuada. La OMS también informa que 844 millones de personas carecen de suministros básicos de agua potable, y al menos 2 mil millones de personas en todo el mundo beben agua de fuentes contaminadas que causan enfermedades y muerte[2].

El Corán nos recuerda que es sobre todo Dios quien procura agua y alimento para sostener a la humanidad que Él creó:

¡Hombres! Servid a vuestro Señor, Que os ha creado, a vosotros y a quienes os precedieron. Quizás, así, tengáis temor de Él. Os ha hecho de la tierra lecho y del cielo edificio. Ha hecho bajar agua del cielo, mediante la cual ha sacado frutos para sustentaros. (al-Baqara2.21.-22).

En nuestro tiempo, sin embargo, el suministro global de alimentos y agua se han visto negativamente afectados por el cambio climático, por la guerra y la política económica injusta, así como por el despilfarro y la indiferencia. Este año somos particularmente atentos a nuestros hermanos y hermanas en Siria, Yemen, Nigeria, Somalia y Sudán del Sur, donde los conflictos políticos y la inestabilidad amenazan las vidas de millones de musulmanes y cristianos que mueren de inanición.

En las Escrituras cristianas, Jesús (‘alayhi al salaam, ¡paz para Él!) Dice que cada vez que damos comida y agua a los hambrientos y sedientos, es como si se lo hubiéramos dado a Él (Evangelio según Mateo, 25,40). De manera similar, el Sagrado Corán describe a los justos que Dios recompensará en la otra vida:

Por mucho amor que tuvieran al alimento, se lo daban al pobre, al huérfano y al cautivo (diciendo): «Os damos de comer sólo por agradar a Dios. No queremos de vosotros retribución ni gratitud». (al-Insàn 76,8-9).

Así como Jesús reprocha en los términos más enérgicos posibles a los que carecen de caridad (Mateo25, 41-42), el Corán acusa a la humanidad de su avaricia:

¡No! Sois vosotros, más bien, los que no honráis al huérfano, ni os animáis unos a otros a alimentar al pobre, sino que devoráis vorazmente la herencia y amáis la hacienda con desordenado amor. (al-Fajr89,17-20).

Recordando estas palabras, a lo largo de los siglos los gobernantes de las tierras musulmanas, así como sus esposas e hijas, instalaron comedores populares cerca de las mezquitas y plantaron fuentes públicas para que los hambrientos y sedientos pudieran alimentarse. En el mismo espíritu, hombres y mujeres, franciscanos, en todo el mundo siguen siendo famosos por su servicio directo a los pobres, especialmente alimentando a los hambrientos sin importar la religión.

El Ramadán es en particular un mes en el que ustedes alimentan a los hambrientos en sehri (sehri)y ‘Ifṭār, y das limosna (zakah) a los pobres. Estos actos de justicia (ṣaliḥāt), nos instan a hacer lo mismo. Durante este mes y durante todo el año, preguntémonos si tenemos hambre y sed del Dios vivo (Allāh al-Ḥayy) podemos ser especialmente atentos a aquellos que en el mundo tienen hambre y sed de comida y bebida. Comprometámonos a trabajar juntos para alimentar a los hambrientos en las comunidades y en los países que compartimos como hermanos y hermanas y eliminemos las causas políticas, económicas y ambientales del hambre en el mundo. Puesto que el Señor es el más generoso (al-Karīm), seamos generosos con todos aquellos con quienes compartimos el aliento de Dios.

Junto con los frailes franciscanos en el mundo, les deseamos un santo Ramadán. ¡Ramadán Mubarak! ¡Ramadán Kareem!

 

 

RAMAZAN AYI MESAJI

PESAN DI BULAN RAMADHAN

MENSAGEM PARA O MÊS DO RAMADÃ 2018

 

 

Michael D. Calabria, ofm
Asistente especial para el Diálogo con el Islam.

 

Miembros de la Comisión para el Diálogo con el Islam
Manuel Corullòn, ofm
Ferdinand Mercado, ofm
Jamil Albert, ofm

 

 

[1] http: // www.who.int/mediacentre/news/release/2017/word-hunger-report:/en/

[2] http: // www.who.int./midiacentre/factsheets/fs391/en/