Apertura de la fraternidad Santa María de los Ángeles, Juba, Sudán del Sur

Los hermanos de Juba, capital de Sudán del Sur, han colocado una piedra miliar con la bendición y apertura de su nuevo convento. El edificio, ubicado dentro de la propiedad de la iglesia, al interno del complejo de la Iglesia parroquial. La construcción fue iniciada a principios del mes de febrero de este año y procedió sin mayores problemas.

El 26 de octubre de 2015, los hermanos acompañados por los feligreses de la parroquia de la Santísima Trinidad (Holy Trinity), varios religiosos de la localidad y Monseñor Santo Laku Pío, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Juba, que fue quien presidió el rito de Bendición. Durante su discurso, el Obispo habló de este nueva nuevo convento como un signo de desarrollo significativo de la presencia de los hermanos franciscanos en Sudán del Sur, refiriéndose a ella como un lugar donde el espíritu franciscano puede ofrecerle a la gente de la zona un lugar de acogida y apertura hacia los demás. Reunidos bajo el icono de la Santísima Virgen María, que es una parte del del fresco de la Porciúncula, todos los presentes oraron para que este lugar también sea un lugar privilegiado en donde los ángeles de Dios se sientan como en casa y ofrezcan su protección a las personas que viven en ese lugar.

Después de las oraciones y la homilía, el Obispo Santo Laku Pío, acompañado por los hermanos, recorrió toda la construcción y sus alrededores, bendiciéndola con agua bendita.

Posteriormente, la asamblea pasó a la iglesia parroquial donde se celebró la Eucaristía por el “Día de la juventud” de la parroquia que ha elegido al beato Contardo Ferrini como su patrón. Enseguida, la nueva fraternidad ofreció una comida a los visitantes y un programa de entretenimiento en la tarde.

El nuevo convento cuenta con ocho dormitorios y tiene capacidad para dar cabida no solo a la fraternidad existente, sino que también podrá recibir huéspedes y aceptar un número limitado de candidatos que deseen vivir con los hermanos, para discernir su vocación a la vida franciscana.

El nuevo edificio también cuenta con una oficina parroquial y una gran sala que será utilizada como aula de clases y lugar de reunión de los feligreses.