Red Franciscana del Mediterráneo

En la república de Malta, los días 6,7 y 8 de septiembre de 2019, se reunieron los responsables de la Misión Evangelizadora y de JPIC de las entidades franciscanas que limitan con el Mar mediterráneo, con el fin de reflexionar sobre la posibilidad de crear una red franciscana mediterránea.

Nuestra reunión tuvo dos partes:

  1. Una reflexión sobre nuestra presencia (ser y quehacer) en el mediterráneo
  2. Una puesta en común sobre nuestras prácticas evangelizadoras para llegar a una decisión.

 

I. La reflexión

Nuestra evangelización no es solamente hablar de Jesús, sino sobretodo continuar su práctica. Y su práctica es una práctica de misericordia, solidaridad, compasión, de inclusión, de acogida y de diálogo. Por eso nuestra práctica evangelizadora debe ser: proclamación con la vida, con la solidaridad, con el diálogo y con las celebraciones alegres y festivas (cfr. Mt. 9,15).

Nosotros los franciscanos estamos llamados – como Jesús en Caná de Galilea- a cambiar el agua de muerte del Mediterráneo en vino de acogida, de alegría, de fiesta. Estamos llamados a ser instrumentos de una cultura de inclusión, de diálogo, de trabajo por la vida, de recuperación de la dignidad.

Estamos llamados a hacer un trabajo organizado en red, red de ayuda, de solidaridad, que una nuestras diversas entidades que bordean el mediterráneo. Por eso, para poder hacer un trabajo comunitario, en red, entre nuestras diversas entidades, debemos dar inicio a algunos procesos:

 

  1. Una conversión de mentalidad y de corazón
  2. Hacer un estudio de los fenómenos de migración, juventud, diálogo, ecología, violencia, etc.
  3. Implementar procesos formativos para poder atender estos fenómenos
  4. Desencadenar procesos, instrumentos, de acompañamiento
  5. Crear estructuras de apoyo, de sostenimiento del trabajo que queremos hacer.

 

II. Actividades y decisiones

Después de las reflexiones anteriores nos dimos a la tarea de poner en común las actividades que realizamos en nuestras entidades, donde aparecieron principalmente, ecología, migración, derechos humanos, diálogo ecuménico e interreligioso, pastoral juvenil, pastoral vocacional.

De estas actividades decidimos crear tres redes:

  1. Migrantes
  2. Diálogo/paz
  3. Jóvenes

 

Tomadas estas decisiones los participantes se reunieron por grupos de interés para concretar acciones, fijar calendarios y redactar algunas comunicaciones que serán enviadas a las instancias decisorias de cada una de las entidades participantes.