San Antonio: De Coimbra a todo el mundo

Lisboa, Coimbra, Asís, Padua… Son lugares que conservan la memoria de San Antonio, cuya devoción ha conquistado al mundo.

2020 es el año del gran jubileo con motivo del 800º aniversario del martirio de los primeros cinco frailes franciscanos, en Marruecos, y de la vocación franciscana de San Antonio, que entonces era conocido como Fernando Bulhões. El martirio de estos frailes fue una provocación para Antonio, que lo llevó a un cambio de vida.

FR FRANCESCO PATTON OFM, Custodio de Tierra Santa:
«Hoy la provocación del martirio continúa siendo para nosotros algo muy fuerte, importante, que pone en crisis la mediocridad, a menudo somos tibios, mediocres en la vivencia de los compromisos de la vida cristiana, tanto en vivir los compromisos de consagración como en los compromisos del ministerio.»

Subiendo las cuestas de Alfama, en el centro histórico de Lisboa, encontramos la cripta construida sobre el lugar donde nació San Antonio. La iglesia fue edificada sobre la gruta, y la actual data de 1767.

San Antonio, nacido en Lisboa en 1195, murió en Padua con solo 36 años.

Los escritos sobre la Custodia de Tierra Santa testimonian una devoción constante al santo a lo largo de la historia. La decisión de nombrarlo patrón es de la Primera Guerra Mundial. Tras la guerra, en 1920, con el papa Benedicto XV, San Antonio se convirtió oficialmente en el protector de la Custodia y, el 13 de junio, el día dedicado a San Antonio, es fiesta grande.

FR NARCYZ KLIMAS OFM, Prof. Historia de la Iglesia y de la Custodia de Tierra Santa:
«Como muestra de estos acontecimientos tenemos nuestras crónicas de la Custodia de Tierra Santa aquí expuestas que describen con detalle todos los pasos, las situaciones difíciles, la intervención, cómo se comportaron los frailes frente al peligro. Es un recuerdo de este acontecimiento que permanece con nosotros. Desde 1920 hasta nuestros días, cada año celebramos esta fiesta.»

Fr. Francesco Patton, custodio de Tierra Santa, presidió la misa en la Iglesia de San Salvador, junto a los frailes de la Custodia, con la presencia de un número reducido de fieles. “100 años después estamos todavía aquí para dar gracias a San Antonio —subrayó el custodio— que continúa intercediendo por nosotros ante el Altísimo, Omnipotente y Buen Señor. Una protección invocada en tiempos realmente difíciles y que ha traído una nueva primavera.”

FR FRANCESCO PATTON OFM, Custodio de Tierra Santa:
«En ese momento, hace 100 años, sabemos que había una terrible guerra, la Primera Guerra Mundial con más de 20 millones de muertes. También la española con otros 540.000. La Custodia estaba en peligro porque muchas veces habían intentado expulsar a los frailes. Incluso nuestro convento de San Salvador, donde nos encontramos, voló por los aires. Y en cambio, pasada esta tormenta, la Custodia experimentó un momento de gran expansión.»

Deseo que, pasada esta fase de gran dificultad que presumiblemente durará al menos un año, haya un nuevo renacer a partir del retorno de los peregrinos, de una nueva conciencia de los cristianos de Tierra Santa y quizás a partir de una nueva atención del mundo a esta realidad, que es la realidad de Oriente Medio.

 

Fuente: cmc-terrasanta.org

Consulte también www.jubileu2020.pt para obtener información sobre el Jubileo de los Mártires de Marruecos y San Antonio.