El Sueño de una Hermosa Vida: V Aniversario de la Beatificación del Beato Gabriele M. Allegra

Con motivo del V aniversario de la beatificación de Fr. Gabriel M. Allegra, OFM, la Provincia de los Hermanos Menores de Sicilia recuerda este evento con un día dedicado a él. El 30 de septiembre a las 18.30 horas, se celebrará solemnemente una Eucaristía presidida por Fr. Michael A. Perry, Ministro general OFM, en la Gruta del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Messina, Después de la celebración habrá un tiempo para compartir testimonios, reflexiones y canciones. También se presentará el nuevo CD de Fr. Giuseppe Di Fatta El sueño de una hermosa vida con la voz del beato Gabriele M. Allegra.

Gabriele Maria Allegra nació en San Giovanni La Punta (Catania) el 25 de diciembre de 1907. En diciembre de 1918 entró en el Seminario Seráfico del Convento de S. Biagio en Acireale. El 13 de octubre de 1923 vistió el hábito franciscano con el nombre de Gabriele María, y el 19 de octubre de 1924 emitió la primera profesión. Fue ordenado sacerdote en Roma, en la Capilla del Colegio Leoniano el 20 de julio de 1930.

Rodeado de gran fama de santidad, admirado por su sencillez franciscana y por su constante y cautivadora sonrisa, llorado especialmente por los pobres y los leprosos de Coloane, Fr. Gabriel M. Allegra murió el 26 de enero de 1976, en Hong Kong.

El nombre de Allegra (alegre) está especialmente vinculado con la ahora famosa traducción de toda la Biblia en chino, que comenzó el 11 de abril de 1935, fiesta de la Virgen de los Dolores (Vergine Addolorata), para ello, puso en acto el más audaz “proyecto” de su vida, que él consideraba como un acto de fe en la Palabra de Dios, y de un gran amor por el pueblo chino que debía ser capaz de leer, en su idioma, la “Carta de Dios a su pueblo”.

El amor por la Palabra de Dios y celo por el bien de los hermanos y hermanas chinos constituyeron en el padre Gabriele un binomio inseparable, que lo sostuvo en los momentos difíciles y que lo mantuvo dispuesto a aceptar cualquier contrariedad con el fin de lograr el más grande deseo de su corazón.

A partir de la asidua meditación de la Palabra de Dios y, en particular, de los misterios de Cristo, surgió en nuestro querido Beato la intensidad de la contemplación y en el ardor de sus actividades apostólicas. Allegra, como lo certifica uno de los testigos durante el Proceso de su beatificación: “Fue el hombre de Dios, que sentía a Dios, que vivía de Dios y que daba a Dios”.

Dada la creciente fama de santidad que, incluso después de la muerte, continuó rodeando la figura de Allegra, en 1983 el Obispo de Hong Kong, en respuesta a la petición del Postulador general de los Hermanos Menores, autorizó el inicio de un regular Proceso canónico para comprobar la santidad de la vida y la heroicidad de las virtudes practicadas por el Siervo de Dios.

La causa se concluyó formalmente el 15 de diciembre de 1994 con el Decreto sobre las virtudes heroicas. Eventualmente, el 23 de abril de 2002, se certificó una sanación milagrosa obtenida por la intercesión de nuestro Venerable hermano.

El 29 de septiembre de 2012, con el decreto de Benedicto XVI, fue proclamado Beato.

Encuentra el texto completo (en italiano): https://ofm.org/it/