Testimonios del curso de formación misionera inter-obediencial

El 22 de julio de 2022 finalizó el Curso misionero inter-obediencial en África (IMCA), celebrado en Uganda dentro las instalaciones del convento de San Francisco de Asís de los Frailes Conventuales OFM, Kampala-Munyonyo. Los quince frailes participantes regresaron a sus casas con un notable tesoro de experiencia, el cual será aprovechado en el cumplimiento de su vocación misionera. Los participantes pertenecían, en grupos de cinco, a las tres Órdenes, y fueron acompañados durante el curso de seis semanas por uno de los animadores de las Misiones de cada Orden.

Fr. Dennis T. Tayo, OFM, Animador General de las Misiones OFM, explicó la elección del tema para este curso, Enviados a África como hermanos menores, para anunciar el Evangelio en sinodalidad. “Enviados a África señala el objetivo: dar testimonio y contextualizar las realidades misioneras en África. Como hermanos menores para proclamar el Evangelio eso es, por otro lado, preparar y formar de manera holística los misioneros en las dimensiones humana, franciscana (carismática) y cristiana (bíblica/teológica) para su vida misionera, a través de enfoques cognitivos, afectivos e integradores utilizando un proceso de aprendizaje para adultos, dijo Fr. Dennis. En la sinodalidad, indica que necesitamos establecer y/o fortalecer la colaboración inter-obediencial que fomente una conexión misionera más inclusiva y compartida en África”.

El sitio, las aportaciones semanales, el “diario de aprendizaje de la misión” (una herramienta útil para los participantes), los momentos diarios de oración contribuyeron a la preparación holística de los hermanos, junto con los encuentros fraternos, la celebración de alegrías interculturales y la presencia inter-obediencial. Varios aspectos impresionaron particularmente a los hermanos: desde la escucha de la historia de los mártires de Uganda hasta los encuentros de diálogo interreligioso, pasando por los momentos de silencio y la comunión con franciscanos de otras familias.

Fr. Francisco Gómez Vargas, Secretario General para las Misiones y Evangelización de la Orden de los Hermanos Menores, participó en los primeros días del curso en Uganda: “La experiencia vivida durante estos días, compartida con hermanos de la tres Órdenes que habían venido a participar en el curso para misioneros, despertó en mí varios sentimientos. El primero es el de la alegría: por conocer a un grupo joven que quiere evangelizar al pueblo africano. Luego, el sentimiento de pertenencia resultante del cálido recibimiento por parte de la fraternidad en Munyoyo, hizo que todos se sintieran como en casa, como una familia, y especialmente como hermanos”.

“Vale la pena recordar que San Juan Pablo II decía que la fe se fortalece dándola”, afirmó Fr.  Darío Mazurek, Delegado General de Animación Misionera de los Hermanos Menores Conventuales, “por lo tanto, si nuestra vida es demasiado estática, incluso nuestra vida espiritual, la misión puede ayudarnos a avanzar. Puede despertar nuestra identidad cristiana, porque ser misionero no es una cuestión de elección, sino realmente una cuestión de identidad”.

Fr. Mariosvaldo Florention, Secretario General para las Misiones de los Hermanos Menores Capuchinos, explicó lo que motivó este curso: “La Iglesia tiene hoy una nueva forma de entender las misiones. En primer lugar, el testimonio, pero también la necesidad de inculturación, la capacidad de diálogo y la apertura a los desafíos de hoy”.

Los mensajes de apoyo y participación llegaron de los Ministros Generales de las tres Órdenes Franciscanas. “Os invito, especialmente en nombre de los Ministros, a crecer en la visión de la evangelización como testimonio de vida. Es decir, vivir entre y con la gente, en un encuentro y diálogo con diferentes lenguas, culturas y religiones. Proclamar la buena noticia de Jesús en las lenguas de los que encontramos”, dijo el Ministro General OFM, Fr. Massimo Fusarelli. “Doy gracias a Dios por este curso”, escribió el Ministro General OFM Conventual, Fr. Carlos Trovarelli, “por abrir vuestros corazones y vuestras mentes para pensar juntos cómo vivir el Evangelio hoy como franciscanos y cómo transmitirlo mejor, especialmente allí donde la Buena Noticia no es bien conocida o donde hay una gran sed del Evangelio de Jesús”. Por su parte, Fr. Roberto Genuin, Ofmcap, Ministro General de los Hermanos Menores Capuchinos, deseó a los participantes del curso del IMCA que salgan cambiados: “Que salgáis enriquecidos, dispuestos a entregaros a Dios con generosidad y que podáis decir a las personas con las que os encontréis que vale la pena reflexionar, pensar y profundizar para poder responder a las peticiones de las personas hoy, según sus necesidades, con nuestro estilo franciscano”.

Para leer los testimonios completos de los participantes, descargue el folleto en inglés