Último Capítulo de la “Fundación B. Egidio de Asís para el Diálogo y la Misión”

Los días 23-26 de julio de 2018, en la Curia General, se celebró el VIII Capítulo de la “Fundación B. Egidio de Asís para el Diálogo y la Misión”. Asistieron los 13 hermanos al servicio de la Fundación, junto con el Visitador general, Fr. Bruno Miele. El capítulo tuvo cuatro momentos significativos: escuchar el Informe del Visitador y el Presidente, Fr. Jacopo Pozzerle; diálogo con el Ministro general, Fr. Michael A. Perry; compartir entre los capitulares; celebración eucarística conclusiva, presidida por el propio Ministro.

Fr. Bruno recordó que “en la Fundación intervienen dos aspectos: 1) la nueva evangelización, encarnado en la ‘Fraternidad Misionera Europea’ Palestrina (Italia) y Pazin (Croacia); 2) diálogo, vivido por la “Fraternidad internacional OFM para el diálogo ecuménico e interreligioso” con sede en Estambul y Esmirna. Además, a la Fundación se le ha confiado la tarea de la animación y la conexión de nuevas formas de vida y misión y agregó: “a lo largo de los años ha jugado un servicio concreto a la Orden, que se traduce en iniciativas, en misiones populares, cursos de diálogo, en varias reuniones a diferentes niveles, pero especialmente en el testimonio de ‘relaciones fraternales vividas como elemento constitutivo y característico de todos los aspectos de la vida: la oración, el trabajo y la misión’, en la dinámica de una vida que se guía por la libertad del Espíritu de caminos inéditos ” .

En el contexto de una reestructuración más amplia de las Entidades dependientes del Ministro general, el Definitorio general decidió disolver la Fundación B. Egidio. Así mismo, el Ministro general, invitó a los delegados a leer este pasaje “como el final de una rica y exitosa historia, que ahora continúa en diferentes formas y maneras.”

Esta decisión no fue tomada por sorpresa a los participantes, ya que “estaba en el aire” y dejó en todos el deseo de continuar viviendo los valores de la fraternidad e interculturalidad experimentado en los últimos años. ¡La Eucaristía final fue experimentada como una verdadera acción de gracias!

La frase que Fray Giacomo Bini, primer presidente de la Fundación, pronunció antes de morir: “¡la vida continúa!”. Se escuchó varias veces entre los capitulares.