Venerable Sierva de Dios Antonietta Lesino

El  22 de mayo de 2021, el Santo Padre Francisco ha recibido en Audiencia a Su Eminencia Reverendísima el Señor Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante la Audiencia, el Sumo Pontífice ha autorizado a la Congregación de promulgar el Decreto sobre las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Antonietta Lesino, del Instituto Pequeña Familia Franciscana, nacida en Milán el 11 de octubre de 1897 y murió en Brescia el 24 de febrero de 1962.

La Venerable Antonietta Lesino, operaria en Milán, profesó la regla de la Tercera Orden Franciscana en 1926 y en 1932 se consagró en la “Pequeña Familia Franciscana”, instituto secular fundado por el Siervo de Dios Padre Ireneo Mazzotti, OFM. Dotada de un marcado carácter contemplativo, vivió intensamente el carisma trazado por su cofundadora, la maestra Vincenza Stroppa: «Vivir la vida de unión con Dios, en la célula del alma, en medo al mundo». Después de una breve experiencia entre las clarisas del monasterio de Trevi, en Umbría (1945-1950), enriquecida por la experiencia de oración y fraternidad de las hijas de Santa Clara, pasó el resto de su vida en Ome (Brescia), donde se le confió la atención del cenáculo franciscano “María Assunta”, casa madre del Instituto. Aquí ejerció una gran dedicación en la acogida de las numerosas hermanas que asistían a los ejercicios espirituales. En Ome, como había hecho desde su juventud, hizo todo lo posible por ayudar a los necesitados. Visitaba y consolaba a los enfermos y, como experta enfermera, les proporcionaba los cuidados necesarios. Por ello, era apreciada por toda la población, que admiraba su gran bondad. Murió repentinamente al ser atropellada por un coche el 24 de febrero de 1962 en Brescia, donde había ido a asistir a una hermana enferma. Su causa de beatificación se inició en 1969, con el reverendo Antonio Cairoli, OFM, como postulador general.