VENERABLE SIERVA DE DIOS MARÍA TERESA DE VINCENTI

POSTULACIÓN GENERAL DE LA OFM – APROBACIÓN DEL DECRETO DE VIRTUD

El 20 enero de 2022 del 2022, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a Su Eminencia Reverendísima el Sr. Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Durante la Audiencia, el Sumo Pontífice autorizó a la misma Congregación de promulgar el decreto relativo a las virtudes heroicas de la Sierva de Dios María Teresa De Vincenti (en el siglo: Raffaella), Fundadora de las Pequeñas Obreras de los Sagrados Corazones, nacida en Acri (Cosenza-Italia) el 1 de mayo de 1872, y fallecida allí mismo el 23 de noviembre de 1936.

La Venerable María Teresa De Vincenti (1872-1936), desde su juventud colaboró con el Beato Francesco María Greco (1857-1931), párroco de San Nicola en Acri (Cosenza-Italia), en la catequesis parroquial y el asociacionismo católico. Se consagró al Señor a través de la profesión privada de los votos religiosos en el año de 1894, posteriormente, en 1898, junto con algunas compañeras, fundó el Instituto de las Pequeñas Obreras de los Sagrados Corazones. Las hermanas, bajo su guía, como humildes “obreras” del Reino de Dios, se dedicaron al apostolado y al servicio de la promoción humana en los pueblos más pobres y aislados de Calabria, abriendo escuelas, jardines de infancia, centros de acogida para ancianos, con especial atención a las comunidades eclesiales greco-albanesas de la región. Después de la muerte del Fundador, en 1931, Madre María Teresa se quedó sola en la dirección del instituto, pero con inquebrantable fidelidad realizó la obra que Dios le había encomendado. Se durmió en el Señor el 23 de noviembre de 1936 en la casa madre de Acre.

La Causa para su Beatificación fue confiada al Rev. P. Luca M. De Rosa, OFM, Postulador General, en 1999.