Video: De la “Regla no bulada” de San Francisco (1221)

En medio de las muchas angustias de nuestro tiempo, compartiendo los afanes de tantos hombres y mujeres en las más diversas partes del mundo, no obstante, deseamos mantener encendida la llama optimista de la esperanza cristiana, acogiendo de corazón el ímpetu agradecido de San Francisco que, en medio de las miserias del mundo, jamás renuncia a bendecir al Señor «que es el solo bueno, piadoso, manso, suave y dulce, que es el solo santo, justo, verdadero, santo y recto, que es el solo benigno, inocente, puro, de quien y por quien y en quien es todo el perdón, toda la gracia, toda la gloria» (Rnb XXIII,9).

Invitamos a todos los miembros de la familia franciscana a unirse a nosotros para conmemorar la invitación de San Francisco, expresada claramente en la Regla no bulada, a vivir una vida bajo la guía del Espíritu de Dios, arraigada en la experiencia humana y abierta al amor y cercanía sorprendentes que Dios ofrece a quienes están dispuestos a permitirle a Él ser el centro de la vida toda.

¡Omnipotente, santísimo, altísimo y sumo Dios,
Padre santo y justo,
Señor Rey del cielo y de la tierra,
por ti mismo te damos gracias! (Rnb XXIII,1).

 

De la Carta de los Ministros generales franciscanos,
por la  Solemnidad de San Francisco de Asís 2020