Wuhan — La presencia franciscana desde hace más de 100 años

Uno de los primeros hospitales designados para tratar la epidemia del Corona virus ha sido el Hospital Wuhan Jinyntan, cuyo predecesor era el Hospital de Enfermedades Infecciosas de Wuhan, y que en precedencia llevaba el nombre de Father Mei Memorial Catholic Hospital of Hankou desde su inauguración  en 1926. Padre Mei Zhanchun fue el nombre chino del fraile misionero italiano Pascal Ange (Angelicus) Melotto, OFM (1864-1923) que nació en Lonigo, entró en la orden en 1880 (En la provincia de San Francisco) y llegó a China en 1902. “Mei” es el carácter chino de ciruela.

Melotto estuvo involucrado en un conflicto local y fue secuestrado en 1923. Como era extranjero se exigió el pago de un rescate y las embajadas de Italia y Francia se involucraron. Durante su secuestro, fue trasladado muchas veces entre las provincias de Hubei y Henan, a los tres meses murió, cuando uno de los secuestradores le disparó en el estómago con una bala envenenada. Poco antes de morir dijo: “Me alegro de morir por el pueblo chino. Viví en China por los chinos y ahora estoy feliz de morir por ellos”. En el pasado, cuando un misionero extranjero era asesinado, su país de origen podía exigir una costosa indemnización a China, lo que provocaba la impresión de que la Iglesia estaba del lado del imperialismo. Sin embargo, en 1919 el papa Benedicto XV emitió la Maximun illud con la que advertía contra la unión del colonialismo y la religión, por lo que el primer delegado apostólico en China, Celso Constantini, insistió que en lugar de permitir concesiones al naciente gobierno de Mussolini, se construyera un hospital en honor de Melotto. Finalmente, sus restos fueron transferidos a un memorial al cual llamaron Pabellón del ciruelo (“mei”).

Siendo uno de los cinco hospitales católicos locales, el Hospital Memorial Fr Mei desempeñó un papel importante al servicio de los pobres en Hankou. En 1949 contaba con 150 camas, dos clínicas, 20 Hermanas Franciscanas de la Doctrina Cristiana y 7 enfermeras. Cuando los misioneros fueron expulsados de China, en 1952, el hospital fue confiscado y por lo tanto también le cambiaron el nombre. En el 2008, el edificio original fue derrumbado y el hospital se trasladó a otro lugar convirtiéndose en el Hospital Wuhan Jinyintan. El pabellón del ciruelo fue desmantelado, y está a la espera de algún día ser reconstruido…. ¡y la presencia misionera franciscana espera también la oportunidad de continuar donde lo dejó!