Contactos

Historia

El extraordinario amor de Dios es también para la más pequeña de su criaturas.

San Francesco ha insegnato lo straordinario amore di Dio anche per la più piccola delle sue creature e ha parlato della meravigliosa umiltà di Dio, che ha scelto di nascere nella povertà di Betlemme, e di come ogni giorno Egli si umilia e si rende realmente presente sotto l’apparenza di un piccolo pezzo di pane sull’altare.

En 1209, el primer grupo de frailes fue a pie de Asís a Roma y, en un extraordinario ejemplo de la obra del Espíritu Santo, el grupo de escuálidos hermanos fue recibido por el Papa Inocencio III, quien aprobó su modo de vida.

El número de frailes y hermanas aumentó rápidamente, extendiéndose desde la pequeña iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, la Porciúncula, y ya en el período de vida de San Francisco, los frailes se habían establecido en toda Europa. Durante esos primeros días, los primeros mártires de la Orden fueron asesinados en Marruecos, y Francisco se alegró de tener hermanos que habían dado su vida por Cristo. Francisco mismo fue a Tierra Santa durante las Cruzadas, donde tuvo el respetuoso encuentro con Sultán y a quien le habló sobre asuntos espirituales.

Posteriormente, Francisco recibió los Estigmas en el Monte Alvernia, signos externos de su vida de intensa oración y devoción a la Pasión del Señor y confirmación de su seguimiento en las huellas de Cristo. A pesar de graves enfermedades, aún cantaba el Cántico del Hermano Sol en la alabanza de Dios y de la Creación, hasta cuando la Hermana Muerte vino a visitarlo el 3 de octubre de 1226.