ORDO FRATRUM MINORUM

Hermanos

Fransciscanos

Acerca

de la Orden

 

La Orden de los Hermanos Menores, fundada por San Francisco de Asís, es una Fraternidad. Los Hermanos, llevando a una mayor plenitud la consagración bautismal y respondiendo a la llamada divina, se entregan totalmente a Dios sumamente amado, mediante la profesión de obediencia, pobreza y castidad, que han de vivir según el espíritu de san Francisco.

cross_about_order_400x600_x2

Los Hermanos Menores, incorporados en el pueblo de Dios, atendiendo a los nuevos signos de los tiempos y respondiendo a las condiciones de un mundo en evolución, tengan siempre un mismo sentir con la Iglesia, hagan suyos sus proyectos e iniciativas y secúndenlos en la medida de sus posibilidades

Misión

 

PRIORIDAD OFM

 

Toda nuestra Fraternidad es misionera y participa de la misión de la Iglesia, conforme al ejemplo de san Francisco y a su voluntad expresada en la Regla. Cada Hermano, consciente de su propia responsabilidad, asuma la parte que le corresponde en la labor misionera.

Espíritu de Oración y Devoción

Misión y Evangelización

Formación y Estudios

Fraternidad

Minoridad

Historia

 

Hace más de 800 años en la ciudad de Asís, un joven llamado Francisco, escuchó un comentario al Evangelio sobre cómo los discípulos de Jesús fueron enviados “sin plata ni oro”. Este pasaje del Evangelio de san Mateo hizo tal impresión en Francisco que decidió dedicar su vida totalmente a vivir pobremente, como los apóstoles. Se vistió con ropas ásperas, caminó descalzo y “sin mochila para el viaje, y sin bordón” y comenzó a predicar el arrepentimiento. También escuchó el mensaje de renovación del hermoso crucifijo de la iglesia abandonada de San Damián: ”Francisco: ve y repara mi Iglesia”.

 

Rápidamente otros compañeros se unieron a Francisco, además de la joven Clara. Todos ellos se dedicaron al cuidado de los leprosos que eran forzados a vivir fuera de la ciudad de Asís, y reparaban iglesias en ruinas. Su vida era extremadamente austera, vivían con gozo en un profundo espíritu de servicio a los pobres y a los que viven en periferias, y con confianza en el cuidado providencial de Dios…

 

San Francisco

San Francisco de Asís, canonizado el 16 de julio de 1228 fundó la Orden de los Hermanos Menores.

Nace en Asís, bautizado como Juan, pero su padre, Pedro Bernardone, lo llamó Francisco.

Francisco parte para unirse a la armada de Walterio de Brienne. Regresa después de una visión-mensaje que tuvo en Espoleto. Inicia un periodo gradual de conversión.

Regresan a la Porciúncula y Francisco escribe una breve Regla para él y sus once compañeros. En Roma reciben la aprobación del Papa Inocencio III. Regresan a Rivotorto y después a la Porciúncula.

Capítulo general de todos los Hermanos en la Porciúncula. Inician las primeras misiones fuera de Italia.

Primeros mártires Franciscanos muertos en Marruecos. El Cardenal Hugolino es nombrado Protector de la Orden. Francisco renuncia a ser Ministro general, y el Hermano Pedro Cattani toma su lugar.

“El viaje es esencial para el sueño”.

– SAN FRANCISCO

I

La Regla

 

I. ¡En el nombre del Señor! Comienza la vida de los Hermanos Menores

 

La regla y vida de los Hermanos Menores es ésta: observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin nada propio y en castidad. El Hermano Francisco promete obediencia y reverencia al señor Papa Honorio y a sus sucesores canónicamente elegidos y a la Iglesia Romana. Y los demás Hermanos están obligados a obedecer al hermano Francisco y a sus sucesores.

II. De aquellos que quieren tomar esta vida.

 

Si algunos quisieran tomar esta vida y vinieran a nuestros Hermanos, envíenlos estos a sus ministros provinciales, a los cuales solamente y no a otros se conceda la autorización de recibir hermanos. Y los ministros examínenlos diligentemente de la fe católica y de los sacramentos de la Iglesia.

II

Constituciones

generales

 

Capítulo 1. Artículo 1

 

§1 La Orden de los Hermanos Menores, fundada por san Francisco de Asís, es una Fraternidad en la cual los Hermanos, siguiendo más de cerca de Jesucristo bajo la acción del Espíritu Santo, se dedican totalmente, por la profesión, a Dios sumamente amado, viviendo en la Iglesia el Evangelio según la forma observada y propuesta por San Francisco.

“Observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo”

(Rb 1, 1)

§2 Los Hermanos, seguidores de san Francisco, están obligados a llevar una vida radicalmente evangélica, es decir: en espíritu de oración y devoción y en comunión fraterna; a dar testimonio de penitencia y minoridad; y, abrazando en la caridad a todos los hombres, a anunciar el Evangelio al mundo entero, a predicar con las obras la reconciliación, la paz y la justicia y a mostrar un sentido de respeto hacia la creación.

Oraciones

 

San Francisco es conocido como el hombre que más se asemejó a Cristo, vivió “como un hombre nuevo y de otro mundo”, como el hermano universal, como un hombre de paz y de reconciliación, como el Poverello, el amante de los pobres, el cantor de la creación. Es verdad. Pero Francisco de Asís es ante todo un místico, un verdadero contemplativo, un enamorado de Cristo, pobre y crucificado. Francisco no es solo un hombre que reza, sino, como dice su biógrafo Tomás de Celano, es un «hombre hecho oración». La presencia de Dios lo transfigura, hasta convertirlo en otro Cristo..