Contactos
NEWS

En opinión de… Fray Massimo – enero de 2024

27 Enero 2024

Hoy nos damos cuenta cada vez más de la pluralidad de culturas, incluso en la fraternidad internacional de la Orden, rica en colores, lenguas, sensibilidades y visiones muy diferentes. ¿Cómo vivir esta diversidad, que en una sociedad la cual algunos han denominado “archipiélago” corre el riesgo de convertir Pentecostés en una nueva Babel? 

Tengo la impresión de que estamos llamados a aprender una y otra vez a vivir esta multiformidad no como una amenaza, sino como una oportunidad, que también nos ayuda a escuchar hacia dónde nos guía el Espíritu. De esta manera hacemos que el carisma confiado a nosotros dé lugar a perspectivas inéditas, oportunidades frescas y la apertura de senderos inexplorados en este mundo.

De hecho, nuestro cometido no es el de repetir las fórmulas que hemos forjado en torno al Mediterráneo y en Europa, tanto en la Iglesia como en nuestra Familia franciscana, sino el de escuchar la forma en que cada cultura nos permite afirmar el núcleo de la fe cristiana y la forma de vida de los hermanos y menores, contemplativos en misión entre los pobres.

Este es el Pentecostés, que supone el reconocimiento mutuo de todos. No se da por descontado entre nosotros. Juan XXIII soñó con ello con el Vaticano II, y la sinodalidad actual forma parte de este movimiento.

Nos dirigimos hacia los Capítulos de las Esteras en diversas Provincias y Custodias a nivel Entidades de la Orden, los cuales convergerán en el internacional del 1-8 de junio del 2025 en Santa María de los Ángeles. En estos encuentros queremos escuchar nuestras voces y junto con las de laicos y religiosos, procedentes de muchas lenguas y culturas del mundo, reafirmar nuestro carisma hoy. Estamos trabajando a distintos niveles en tres puntos:

  1. Renovar nuestra visión: ¿A qué características del carisma debemos abrirnos hoy? 
  2. Caminar con estilo: ¿Qué estilo profético de fraternidad en minoridad?
  3. Abrazando el futuro: Testimonio-misión: ¿a quién y cómo servimos? 

Recibamos esta convocatoria sin contentarnos con repetir fórmulas, creyendo que el carisma de Francisco, Clara e Isabel está vivo y puede declinarse en las múltiples lenguas y culturas de nuestro mundo, para mostrarnos a nosotros y a todos hoy la belleza y la novedad del Evangelio de Jesús.

También te puede interesar: