¿Cuál es la contribución de Juan Duns Escoto en el mundo de hoy? | Intervención del Ministro general

El 8 de noviembre de 2018, el tradicional Acto académico en honor del beato Juan Duns Escoto tuvo lugar en el Aula magna de la Pontificia Universidad Antonianum. Fue clausurado por la intervención del Ministro general y Gran Canciller, Fr. Michael Anthony Perry.

Una parte del discurso del Ministro general se encuentra a continuación. El texto completo se puede leer aquí en inglés e italiano.

 


 

El pensamiento de Juan Duns Escoto

Con san Francesco, Escoto está convencido de que es posible que los individuos sean conocidos como tales, no solo por sus características externas, sino también por suestidadimplícita. Ella se conoce de forma vaga, por medio de cierta intuición; en elanálisis final, su particularidadsigue siendo un misterio oculto.En este nivel, lahaecceitases incomunicable, es una soledad última. Esto le da a cada persona su importancia única y suvalor.

[…]

El mundo de hoy

            ¿Qué enseñanza podemos extraer para nuestro mundo donde la dignidad sagrada y el valor de cada individuo se dejan a un lado con tanta indiferencia y se violan en nombre de la libertad personal desenfrenada, la autonomía y la ganancia egoístas? ¿Cuál podría ser el remedio o la solución?

[…]

El remedio. Alguien escribió que el odio y la violencia destructiva que nos rodea solo pueden ser superados por el amor. Esta no es una tarea fácil; es necesario nada menos que un cambio radical del corazón (metanoia). Como familia humana, necesitamos aprender, o volver a aprender, una forma diferente de mirarnos unos a otros. No somos individuos aislados, incapaces de relacionarnos. La individualidad no es una barrera impenetrable. Las diferencias personales no son una amenaza frente a las cuales tenemos que erigir muros, sino que son un don que deben ser respetados, valorados y acogidos.

[…]

La tarea de la reflexión.La tarea de la reflexión. Para inspirarnos y apoyarnos en este trabajo, necesitamos la ayuda de líderes que sean capaces de pensar y que nos presenten una mejor visión, que reflexionen sobre lo que está sucediendo en nuestro mundo e identifiquen formas para mejorarlo; que extraigan los recursos de nuestra tradición humana y religiosa como los preceptos bíblicos y las intuiciones de los pensadores como Escoto, de las guías que puedan revitalizarnos cuando las energías se nos disminuyen o cuando nos olvidamos de lo que tenemos que hacer. Esto es lo que el mundo necesita ahora.